• En su segunda edición , el festival de destilados artesanales ofreció variedad de Mezcal, Bacanora, Sotol, Raicilla, Sikua, Tequila, entre otros

Milthon Puch

El pasado sábado 16 de marzo el ambiente en Campo Marte desde muy temprano fue de expectación para las decenas de expositores provenientes de regiones tan distantes de nuestra geografía nacional como Sonora o Tamaulipas, ¿el motivo? La celebración de la segunda edición del Festival de destilados artesanales de origen en México a desarrollarse en Campo Marte.

El encuentro líder en destilados y hasta ahora único en su tipo, también llamado DARDO, fue respaldado en su organización por el Comité Nacional para la Sustentabilidad del Maguey, Mezcal y Destilados de Origen A.C., reunió a algunos de los mejores destilados mexicanos elaborados por productores de diversas regiones de nuestro país.

Participaron Mezcales originarios de los estados de Guerrero, Oaxaca, San Luis Potosí, Tamaulipas, Durango; Zacatecas y Michoacán; Raicillas y destilados de agave de diversas regiones de Jalisco;  Sotoles de Chihuahua, Coahuila y Durango; Sikua de Michoacán,  Bacanoras”de Sonora y destilados de Morelos, Estado de México, Puebla, Sinaloa, Yucatán, Nuevo León, Coahuila y Nayarit.

DARDO convocó al público a interactuar en una de las dinámicas más prometedoras y eficientes en cuando a la promoción de destilados del maguey en nuestro país se refiere; ya que al estar abierto a todo el público mayor de edad, no solo se enfocó a exponer a las marcas más prometedoras en México, sino a penetrar en la cultura y el conocimiento que transmite la elaboración de estos productos, un proceso centenario que ha caracterizado la cultura e idiosincrasia de este país.

Los asistentes debieron pasar por una etapa previa de información, donde mediante videos y spots se exponían las variedades de plantas utilizadas en la elaboración de los destilados, los ecosistemas, programas de conservación y aprovechamiento para los mismos. Posteriormente, y antes de acceder al patio expositor, se entregaba una pequeña copa de plástico de dos onzas, con la cual tenían derecho a probar cualquier variedad de mezcales, sotoles, raicillas o bacanoras, entre el resto de variantes, por la cantidad de 10 pesos, precio simbólico dado lo diverso de los costos de las bebidas, mismos que fluctuaban dependiendo del proceso de elaboración o tipo de agave implementado.

El frío contribuyó en gran medida a conectar a los asistentes con la atmósfera de sabores, olores y sensaciones que la degustación aportaba. Decenas de bebidas de sabores únicos convocadas en torno a un universo: el del agave de maguey, refrendaron el peso que han tenido éstas en la conformación, el desarrollo y evolución de la identidad del mexicano y el protagonismo en su distintiva cultural.

No obstante, para comprender el contexto del desarrollo de esta industria se informó acerca de las regiones que poseen denominación de origen, así como qué certificaciones existen actualmente, y el impacto socioeconómico de esta industria; además de informar sobre el proceso de destilación, los tipos de destilados que existen en el mundo, y las variables en torno a su calidad.

Como complemento al área de degustación de destilados, se impartieron charlas presididas por reconocidos profesionales de la industria, quienes compartieron sus experiencias  con los asistentes.

Asimismo, una de las actividades centrales del festival fue la realización de dos magnas conferencias, cuyos temas Mezcales blancos y Destilados de maguey fueron complementados por una cata orientativa.

El Festival, de un día de duración, culminó alrededor de las diez de la noche , y queda a la espera de definir los alcances logrados en esta segunda emisión que organizadores definieron como un encuentro loable y destacado por su relevancia y preponderancia en la industria de destilados nacionales y el fomento a la cultura de bebidas de marcado espíritu local; identitario con el ser mexicano.

Impacto de la industria de destilados en México

En el año 2009 el Vodka fue el destilado más vendido en el mundo, seguido del Whisky y el Ron: el Tequila tan solo obtuvo el uno por ciento del mercado mundial de destilados.

Haciendo una comparativa, en cajas de nueve litros, este uno por ciento representa aproximadamente 22 millones de cajas, lo que convertido en litros serían 198 millones de litros aproximadamente.

Según datos del Consejo Regulador del Tequila, en ese mismo año, la producción de Tequila ascendió a 249 millones de litros, es decir que se produjeron un poco más de los litros que se vendieron.

Mientras que los datos correspondientes al Mezcal, facilitados por el Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal, COMERCAM, registró en 2008 una producción aproximada de 1.8 millones de litros, cifra que representa solo el uno por ciento  de la producción anual de Tequila.

Estos datos reflejan, con la excepción del Tequila, que el consumo de destilados artesanales mexicanos es extremadamente bajo.

Oaxaca Media es un espacio para el periodismo digital local. Trabajamos por el bien común con criterios de ética y responsabilidad social en la información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.