Adán Sandoval/

 *Abordar un ultraligero sobrevolar Oaxaca nos convierte ahora sí, literalmente, en los hombres de las nubes

La aventura no empezó el domingo por la madrugada cuando sonó el despertador que exigía levantarme para estar puntual a la cita, abordar el avión ultraligero ala delta y sobrevolar la Verde Antequera y sus alrededores. ¡No! Esto empezó en hace ya varias décadas cuando Carlos Alberto Toledo Velásquez , director del FligthAdventures Oaxaca, siendo niño soñaba con ser piloto aviador.

 

Diversión en serio

 

Una mañana clara, sin tanto bullicio. Los vuelos comerciales ya salieron, las condiciones climatológicas son las adecuadas para despegar y disfrutar a más 7mil 500 pies de altura (Altitud respecto al nivel medio del mar) la majestuosidad de una ciudad, que si el caminarla hechiza, el sobrevolarla es tatuártela para siempre en tus recuerdos.

 

Con ya más de 200 horas de vuelo, el Capitán Carlos Toledo sigue todos los procedimientos de la aviación civil, a lo que él le llama pre-vuelo, él cual empieza desde el registro de quien lo acompañará el tour aéreo.

“Al operar en un aeropuerto internacional, como es el caso –apuntó  se tiene que cumplir con todas las normas y restricciones de seguridad, se tiene que hacer el registro de todas las pertenencias, ello es para poder operar en un ambiente seguro, como lo marca el Aeropuerto Benito Juárez de Oaxaca, proseguiremos con el registro de la nave para marcar el plan de vuelo, para luego trasladarnos al hangar”.

En efecto es un paseo recreativo, pero se tienen que cumplir con las reglas y más porque este avión, un Trike Ultraligero Ala Delta es el único que opera en aeropuerto ya que cuenta con matrícula para volar XB-MMH, con ello puede despegar y aterrizar en cualquier aeropuerto del país.

Así que una vez que pasamos el registro prosigue el proceso de pre-vuelo en donde revisa el GPS, el equipo de comunicaciones, revisa hasta el más mínimo detalle, tornillos cables, la tela del Ala delta que se construye con tejidos de materiales plásticos (Dacron, Mylar, Matrix, etc.)

 

El plan de vuelo 

 

El Capitán Toledo Velásquez tiene que hace el plan de vuelo que es un documento que le permite en cualquier aeropuerto controlado hacer vuelos locales como foráneos, en todo aeropuerto-aeródromo existe una autoridad de la Dirección General de Aeronáutica Civil, de la Secretaría de Comunicaciones y Trasportes (SCT), en ese documento se plasma todas las intenciones (acciones), qué se van hacer durante el vuelo, qué pasajeros van, las características de la aeronave, y en base a eso se coordina con la torre de control, para que lo sepa la administración del aeropuerto, es decir se informa a todos los involucrados para que la operación sea segura.

 

El sueño

Su afición ocurrió hace ya más de tres décadas, hoy a sus 42 años de edad Carlos Alberto Toledo Vásquez vio como se cristalizó su sueño, intentó estudiar la carrera de piloto aviador, pero sus padres se negaron me dijeron que ¡no!, recuerda Carlos, pero además no existía el recurso para poder costear la carrera.

Tuvo que decidirse por la carrera de licenciatura en informática, su profesión lo llevó a Pachuca, Hidalgo en donde entró a trabajar al Instituto Federal Electoral, sitio en el cual estuvo hasta hace tres meses en donde decidió poner su oficina a más de 6mil pies de altura.

Pero antes de eso a la par de su trabajo logró graduarse como piloto de ala fija, es decir el tiene licencia para volar aeronaves grande, pero la renta de avión o que se contrate es complicado, por lo que un día mientras volaba su avión de radio control vio pasar un Ala delta y dijo ¡yo quiero pilotear un ultraligero!

Y no sólo lo pilotea, sino que se hizo de un ultraligero de última generación, de fabricación inglesa, que en el país sólo existen dos este de Oaxaca y uno que vuela los cielos de San Luis Potosí.

En Oaxaca la aviación ultraligera no existía, hasta hace tres meses que Carlos empezó con esta modalidad de la aviación deportiva, la cual cumple con las especificaciones que establece la ley aeronáutica, lo cual permite operar dentro del aeropuerto e insiste es este tipo de vuelo es considerada deportiva pero con reglas bien claras.

“El sueño era poder volar, disfrutar de las alturas, en efecto quería ser piloto profesional, ya lo soy cuento con una licencia de piloto de aeronaves ultraligeras y este sueño ya me permite vivir de él, me imaginaba operando un avión, no precisamente uno de este tipo, pero si en algo que volara”.

 

Un buen recibimiento    

 

A pesar de ser una modalidad nueva de aviación en Oaxaca, las autoridades aeronavales recibieron positivamente el proyecto de Carlos Toledo “la nave cuenta con todos los permisos que establece la ley, por lo cual nos abrieron la puerta desde un inicio en el Aeropuerto, el trato ha sido muy cordial”.

El proceso para cumplir con los requisitos suele ser tardado, que cumple cualquier aeronave ya sea pequeña o grande (jets, grandes aviones), para habilitar una matrícula mexicana en este caso la XB-MMH, que nos permite operar en cualquier aeropuerto.

Todos los permisos son de orden federal que establece la SCT y las tarifas que se tienen que cubrir son marcadas por la Secretaria.

 

Alza la mirada

 

El vuelo en Ultraligero tiene apenas tres meses de trabajo, y al andar en el trajín de la vida diaria se nos olvida mirar al cielo,  seguramente si el clima permite ver un cielo azul, en una de esas podremos ver en al Capitán Carlos Toledo operando el Ultraligero.

“Por el momento no hemos realizado publicidad, estamos en la fase de implementación de la actividad, de la habilitación de los permisos para poder realizar esta actividad turística en la ciudad”.

A la fecha el principal trabajo de difusión es a través de las redes sociales ( Twitter:@Flightadv, Facebook: FlightAdventures).

 

Inigualable sensación 

 

Describir las sensaciones de volar, tal vez uno se queda corto, lo que si es seguro es que el recuerdo es imborrable, ¡única! “mucha gente llega con miedo, y es que al enfrentarse a lo nuevo a lo desconocido siempre causa temores, pero una vez que despegas el temor se disipa con el viento”,

La aeronave es segura, con tecnología de punta de fabricación inglesa, Es un  avión ultraligero ala delta, para dos personas, cabina abierta, un motor de última generación con gran potencia de 100 H.P. capaz de desarrollar una velocidad de crucero de 170 KM/H, así como de una baja velocidad para disfrutar la vista de lugares inimaginables.

“Mucha gente pregunta qué pasa si falla el motor, si se apaga, la nave al ser ala delta tiene la capacidad de planear, además hay condiciones reglas de vuelo, nos elevamos a una altitud en donde se dan las condiciones suficientes, en caso de que se apague el motor para llegar hasta el aeropuerto, sin ninguna complicación”.

Además el ultraligero tiene las bondades para poder aterrizar en espacios muy cortos, por ejemplo 250 m para aterrizar y despegar, es un avión muy seguro para todas las personas, incluso niños.

“A la gente le mueve la curiosidad, en una charla tal vez no logre transmitir la sensación de vuelo, te puedo decir todos los adjetivos, sin embargo es necesario sentir la experiencia poder describirla y recomendarla, lo que si es que la gente una vez que pisa tierra baja emocionadísima, feliz”

“Es un trabajo que me permite estar en contacto con la gente que llega contenta y se va eufórica, entonces vivir esto de manera frecuente te deja muchas cosas interiormente, yo les recomiendo que se animen a volar”.

 

Sueña, imagina lo imposible

 

¿Cuántas personas tienen la posibilidad de hacer sus sueños posibles? Para ello hay que primero hay que soñar, Carlos Alberto Toledo Velásquez, su oficina está en ocasiones a más de 6mil píes de altura, puede bajar a comer si así lo desea en Puerto Escondido, Huatulco o hacer una travesía hasta Pachuca, cosa que ya hizo.

“A veces los retos parecen imposibles y sólo hay ponerle, tiempo, además de una buena cantidad de optimismo y mentalizarse que se los sueños los puedes hacer reales, en efecto todo está ligado con el dinero, nada es gratis, pero todo lo que hoy realizo es porque tenía ganas de hacerlo, sí, hice una importante inversión monetaria, pero no fue algo que se improviso, todo se planeo”.

FlightAventures es una empresa joven que ofrece nuevas alternativas para divertirse y para promover una marca, el ala delta es bastante visible y atractiva para hacer una difusión diferente de una empresa.

 

¡Volemos!

 

La aeronáutica deportiva en espacios controlados como es el caso del Aeropuerto Internacional de Oaxaca es rara, por eso es necesario seguir las reglas que establecen así que diversión y reglamentación tiene que ir de la mano para estar seguros, lo que ofrece FlightAventures es una actividad deportiva a través de un vuelo panorámico seguro, con la certeza de que van en una nave con pilotos capacitados, entonces cumplimos con todos los estándares de calidad y seguridad.

Así que si desean contactarnos pueden visitar la página web www.flightadventures.com.mx, Twitter, Facebook, entonces prueben un vuelo, la oferta es que si no les gusta es que no lo pagan, pero a pesar que digan que no a todos les gusta en el rostro se les notará el disfrute de volar… el costo es de 1500 pesos, por un vuelo de caso 45 minutos.

Para tripular un avión ultra ligero el manual dice que de 0 a 10 horas de vuelo es considerado piloto principiante, de 11 a 50 ya es un piloto intermedio, y de 50 a 100 ya es denominado como experimentado, el Capitán Carlos Toledo ya cuenta con 500 horas de vuelo, tiene ya 10 años en el ambiente aeronáutico, es piloto comercial de aeronaves de ala fija, así como de ultraligeros.

“Al volar activas en tus sentidos ves el mundo en otra perspectiva, apunta el Capitán Toledo Velázquez, tu campo visual se amplia, te fijarás en más detalles, y te darás cuenta del encanto que tiene todas las cosas, el volar te aísla, por eso en ocasiones decimos ya aterriza y deja de volar, lejos de lo extremo que puede ser lo que te provoca es tranquilidad, paz, obtienes otras perspectivas y lo que garantizamos es que tus sentidos se emocionarán.”

“Al momento del despegue hay miedo, pero se disipa desde que dejas el suelo y lejos de padecer disfrutas el vuelo”, señaló.

 

Hombres de las nubes

 

Somos gente de tierra, pero volamos a través de los sueños y a largo de la evolución de la humanidad se han diseñados artefactos para volar para poder rebasar nuestras limitaciones, claro con todo cuidado, respetamos la naturaleza, volamos con ella no contra ella, el aire es nuestro aliado, y volar es el sueño de toda persona.

Abordar un ultraligero sobrevolar Oaxaca nos convierte ahora sí, literalmente, en los hombres de las nubes.

Oaxaca Media es un espacio para el periodismo digital local. Trabajamos por el bien común con criterios de ética y responsabilidad social en la información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.