Redacción/

Hace 145 años murió Macedonio Alcalá, compositor del célebre vals “Dios nunca muere”, catalogado uno de los más representativos del catálogo mexicano y que hoy es considerado como el segundo himno del estado de Oaxaca.

Macedonio Alcalá Prieto nació el 12 de septiembre de 1831 en Oaxaca. Desde pequeño mostró interés hacia la música. Realizó estudios y llegó a ser un ejecutante consumado, especialmente del violín.

Macedonio Alcalá Prieto, llegó a tocar hábilmente el piano, la viola, el violonchelo, la flauta, el figle y el violín, instrumento con el que deleitó a la generación de su tiempo.

Fue profesor de música en la Hacienda de la Concepción y aunque profesionalmente se desarrollaba bien, la música no le permitió darle una vida estable a su familia, situación que lo llevó a caer en depresión y alcoholismo.

Fruto de esa época es el vals “Dios nunca muere” (1868), que da cuenta de la ayuda que recibió de Dios en esos momentos tan adversos.

Macedonio Alcalá, quien legó a México composiciones como “El cohete”, “Marcha fúnebre” y “Sólo Dios en los cielos”, falleció el 24 de agosto de 1869, víctima de tuberculosis.

Tan apreciada es esta pieza que el teatro más importante de la capital de ese estado lleva el nombre de su autor.

 

 

Con información de Notimex

Oaxaca Media es un espacio para el periodismo digital local. Trabajamos por el bien común con criterios de ética y responsabilidad social en la información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.