TEXTO y FOTO: Jorge González

La salida (15 de enero)

El 15 de enero inició la caravana en apoyo a los pueblos en resistencia del Istmo. Distintos colectivos e individualidades que reivindican el ideal libertario de diferentes puntos del país y del mundo, llegaron a la ciudad de Oaxaca con el objetivo de conocer y apoyar el proceso de autonomía que mantienen los pueblos ikoots y binizaa del Istmo de Tehuantepec. La caravana fue acompañada por distintos medios informativos independientes, tanto nacionales como extranjeros. El total de asistentes a las poblaciones del Golfo de Tehuantepec fue de más de 70 personas. La primera –y quizá no la última– caravana libertaria en apoyo a los pueblos indígenas finalizó el lunes 19 de enero, a un costado del edificio de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el mismo lugar donde comenzó.

 

No eran más de las 10:45 pm. La salida estaba prevista para las 10:00 pm, pero la exasperación no se hizo presente; cada quien por su lado, parlando los unos con los otros, sonriendo, pasando el tiempo mientras los vehículos llegaban. Todo estaba listo. El equipaje por ahí regado en la acera. La explanada del templo y exconvento de San Agustín albergó  un rato  a quienes irían a tierras istmeñas.

El viaje, para muchos necesario, se dio aproximadamente  a las 11:45 pm,  una travesía solidaria que inició entre el bullicio y la alegría de quienes iban en los camiones.

Al inicio comenzó el hostigamiento por parte de la policía: primero una motocicleta blanca que iba siguiendo a la caravana y, tres horas después, aproximadamente, un grupo de policías que detuvo al grupo y cuestionó al chofer. El resto del viaje transcurrió entre ronquidos, un cielo repleto de estrellas y  miradas pérdidas a través de las ventanas.

 

Ixhuatán (16 de enero)

La luz solar comenzaba a acariciar  cuando llegamos a tierras Istmeñas y en la Ventosa, un paisaje confuso entre árboles, casas, cientos de generadores eólicos, un amanecer impresionante,  anunció la primera parada del itinerario: San Francisco Ixhuatán.

Preparatoria José Martí

Un terreno de aproximadamente 100 por 150 metros, lleno de árboles, pasto descuidado, dos baños muy sencillos, una pequeña cancha de básquet de concreto y tres aulas, alberga los sueños de aproximadamente 110 estudiantes. La situación de esta escuela es muy particular, ya que no obedece a los planes de estudio que regularmente aplican en el plano educativo a nivel nacional. Ellos tienen su propio plan de estudios, acorde a las necesidades de la comunidad.

El recibimiento de las y los estudiantes encargados de la institución fue efusivo,  Manuel Ruíz  explicó el proceso de  formación de la preparatoria, que comenzó en 1982, fundada por un líder del Partido Popular Socialista (PPS) y que con el tiempo se fue adaptando a las necesidades de la población.

Eufemio Felipe o Kiro, como prefieren que le digan, habló sobre “las trabas” y el constante acoso por parte de la diputada local del Partido Revolucionario Institucional (PRI), María Luisa Matus, quien hace nueve años, aproximadamente, hizo todo lo posible por oficializar la escuela, aunque no lo pudo concretar.

“En toda Latinoamérica son mal visto los pobres y esta es una prepa de pobres, por eso nos excluyen, por eso nos quieren eliminar”, afirmó –con un rostro serio pero al mismo tiempo lleno de una expresividad que ponía en evidencia la consigna “jamás nos rendiremos”– el licenciado en Sociología.

Después de un desayuno, la jornada transcurrió  en los talleres de los colectivos:

–Video, documentación y fortalecimiento de radios comunitarias, impartido por los colectivos de los medios libres Regeneración, Subversiones y Libre Radio.

–Teatro y expresión corporal, impartido por Tlahui y Dona.

–Serigrafía, impartido por el colectivo Insumisos, adherente a la Sexta declaración del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

–Conciencia ambiental, introducción al manejo de la basura, creación de semilleros y compostaje, impartido por el colectivo Sembrando Rebeldía.

–Documentación, impartido por Yazz.

Por la tarde,  en el Barrio Ostuta de la tierra de  Andrés Henestrosa,  pobladores y  colectivos compartieron palabras sobre distintos temas, entre ellos

la autonomía, la defensa de la tierra, autogestión autonomía y comunidad, por mencionar algunos.

Después hubo tiempo para proyecciones, murales y  para la música, incluso para mimos.

La jornada transcurría y el intercambio de saberes iba puliendo una relación entre  la comunidad y mujeres y hombres integrantes de los colectivos. Los preparatorianos cuestionaban entusiasmados a los periodistas y comunicadores sobre técnicas de radio, ya que ellos cuentan con su propia estación, herramienta que dijeron, utilizan para informar a su comunidad sobre el proyecto eólico y minero que quieren imponerles.

El itinerario concluyó con la creación de un mural; al ritmo de ska, cumbia y rap anarquista, los delineados y el relleno de la obra pictórica avanzaba. No obstante, poco después de las 2:00 am, una camioneta de la policía municipal se acercó e interrogó a los miembros del colectivo, quienes ignoraron su presencia y siguieron trabajando. Poco después, los oficiales se retiraron.

“Todo lo que hagas no tiene sentido si no es para servir al pueblo” sentenciaba la frase de Cecilio López Trujillo, inscrita en uno de los edificios de la institución y quizá puede resumir el ideal que diario intentan reivindicar en los hechos los preparatorianos que día con día intentan subsistir por medio de la cooperación.

 

San Dionisio del mar (17 de enero)

San Dionisio del Mar

Poco después de las 12:30 pm, entre ajetreos y despedidas, las y  los integrantes de la caravana iban llenando  las unidades motorizadas. Emanuel se despidió con palabras de agradecimiento, en su expresión había alivio y quizá felicidad, casi podía sentirse el ánimo, como una corriente eléctrica, como un alivio mutuo.

La caravana partió rumbo a San Dionisio del Mar, pueblo pesquero que desde hace tres años aproximadamente instaló un Consejo de Ancianos, su Policía Comunitaria y una Asamblea Comunitaria, negando de facto cualquier autoridad estatal, hecho que les ha acarreado constantes ataques y trabas por parte del gobierno, las empresas eólicas y los caciques del pueblo, según afirman los habitantes ikoots.

A la llegada  el sol se encontraba en uno de sus puntos más fuertes y un árbol frondoso y verde resguardaba a algunos miembros de la Asamblea. Otros se encontraban en la explanada del Palacio Municipal; ahí estaban un contingente de ikoots defendiendo su autonomía.

La ropa istmeña  que portaban daba cuenta de parte de la cultura de ese territorio. Los pantalones de manta y los huaraches recreaban un espacio repleto de vida campesina.

“Les damos una calurosa bienvenida, compañeros. Gracias por venir a apoyar nuestra lucha en contra de los mega proyectos, sobre todo los de Mareña Renovables”, dijo uno de los consejeros de la Asamblea.

La primera actividad  fue ir al Faro, punto pesquero desde donde se divisa la barra de Santa Teresa, lugar codiciado por sus condiciones climáticas, en el que quieren colocar los generadores eólicos. Basta observar el mar turbio de color café y los oleajes a contracorriente a causa del poderoso viento para comprender el porqué del interés de las empresas eólicas.

Los extranjeros observaban a detalle el paisaje, del otro lado de la bahía podía verse el cúmulo de aerogeneradores ubicados en la playa San Vicente. Era inevitable pensar que ese podría ser el futuro de la barra de Santa Teresa. Mientras el grupo avanzaba por un camino de arena y conchas, en donde colisionaban dos lagos de sal y rompían pequeñas olas, los  pobladores platicaban su sentir .

“El gobierno nos quiere chingar, pero acá estamos y estaremos hasta las últimas consecuencias, vamos a defender nuestra tierra, nuestra agua y nuestro viento”, soltó de pronto  a bocajarro uno de los rebeldes.

Con gran entusiasmo José, uno de los pescadores en resistencia, narraba a manera de epopeya cómo el 28 de diciembre del 2014 habían instalado una barricada de 2 kilómetros a lo largo de la carretera para impedir el paso de la fuerza pública y del Instituto Nacional Electoral (INE), hecho que hizo nula toda posibilidad de los partidos políticos por participar en una contienda por la presidencia municipal.

Por la tarde se impartieron los mismos talleres que en Ixhuatán. Aproximadamente a las 9:00 pm los pobladores presenciaron distintos documentales enfocados en la defensa de la tierra y, al término, compartieron café y pan. Por su parte, los colectivos realizaron una asamblea en la cual se hizo un balance a cerca de la jornada. Las actividades habían concluido y, entre dudas, reflexiones y expectativas, se hablaba acerca de la última parada: Álvaro Obregón.

 

Álvaro Obregón (18 de enero)

10951075_877446805656204_778753081_o

Como es común en esa zona, el viento soplaba intensamente, apenas podía percibirse el trino de las aves, los árboles se movían bruscamente, era de noche aún y momento de partir hacía la última parada de la caravana. Aproximadamente a las 4:30 am el contingente partió al territorio binizaa en donde la lengua materna es el zapoteco; el español es entendido pero es más común escuchar una charla en lengua zapoteca que en castellano.

Un clima caluroso acompañado de un viento refrescante  fue el primero en recibir a los autodenominados libertarios que arribaron al pueblo costero. El mercado de la comunidad se localiza a lado del cabildo comunitario y un mosaico gastronómico fue el pretexto perfecto para entablar el primer encuentro con la comunidad.

Aproximadamente a las 8:00 am, los comunitarios dieron la bienvenida y, a manera de introducción, explicaron a grandes rasgos cuál había sido su proceso de lucha en casi dos años de resistencia.

El Palacio Municipal y el kiosco de la plaza se han convertido en coloridos edificios: en el kiosco se pueden observar distintos dibujos que aluden a la anarquía y, dentro del edificio, en la antigua Biblioteca Municipal, pueden observarse de igual manera dibujos con frases de el oaxaqueño Ricardo Flores Magón.

Después de la breve charla, una camioneta de la policía expropiada al gobierno municipal fue el vehículo que trasladó a una parte del grupo para conocer su playa principal. En el camino, tres camionetas con aproximadamente 20 hombres armados y uniformados amagaron con bloquear el paso, no obstante no lo hicieron. Los anarquistas y comunitarios llevaban en sus manos palos y piedras. Según los asambleístas, este grupo está conformado por los “contras”. Es un grupo financiado por el Estado y por las empresas eólicas.

Las ráfagas de viento, al igual que en la playa de El faro, eran impresionantes: su fuerza levantaba los granos de arena de la playa y colapsaban con las piernas del grupo. Es una playa virgen donde cientos de conchas marinas crean un tapete natural que forma un camino por toda la bahía.

Los pobladores charlaban en zapoteco, sus gestos expresaban cierta preocupación. De pronto, el grupo se acerca y pregunta qué es lo que sucede. Responden que es probable que haya un ataque por parte de los “contras”. Sin excepción alguna, todos comienzan a juntar piedras, palos, botellas de vidrio y a montar barricadas.

Poco después, los comunitarios se comunican con el grupo que se había quedado en el Cabildo. Los refuerzos llegaron 15 minutos más tarde y el clima se tranquilizó un poco más. No hubo ataque alguno y a la 1:30 pm el contingente regresó al punto de concentración.

El día transcurrió entre talleres e intercambios interculturales por medio del dialogo. La dinámica fue la misma que en las poblaciones anteriores, sólo que esta vez se tenía prevista una asamblea con el consejo comunitario.

Ya entrado el ocaso, aproximadamente a las 6:30 pm, dio inició la Asamblea. Después de un discurso emotivo por parte de uno de los consejeros, se invitó a los distintos colectivos e individualidades a que se presentaran y hablaran un poco acerca de su trabajo.

“Nosotros sin saberlo somos anarquistas. Leyendo a Ricardo Flores Magón, Bakunin y otros grandes anarquistas, nos dimos cuenta de que nosotros perseguimos lo mismo: libertad, autonomía y autogestión”, dijo uno de los miembros del consejo. A las 9:00 pm finalizó la Asamblea y dio paso al espectáculo de Rosco Clown, estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) quien, con su talento para hacer reír, creo un clima muy ameno y alegre en la comunidad.

La jornada estaba por finalizar, los pobladores de Álvaro Obregón observaban el documental, Istmeño,Viento de rebeldía del francés Allesi Dell’Umbria. “Lo veo y no lo creo; gracias a Alexis podemos observar la lucha constante que hemos tenido, acá estamos y no pensamos ceder, porque nuestra tierra la vamos a defender hasta con la vida”, dijo un comunitario mientras culminaba el documental que despidió a la caravana libertaria que se alistaba para regresar.

10939232_877446808989537_1704232256_o

 

Oaxaca Media es un espacio para el periodismo digital local. Trabajamos por el bien común con criterios de ética y responsabilidad social en la información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.