* La artista contemporánea Karina García construye su mundo creativo a partir de la descontextualización de dos mundos,  entre el espacio exterior y lo interior.

Rocío Flores

Oaxaca, Oax. Hace 10 años en Oaxaca era difícil ver en un museo trabajos de la escuela oaxaqueña, actualmente hay muchos y muchas  artistas jóvenes que encuentran  espacios para exponer sus piezas, hay una apertura señala Karina García Domínguez, al tiempo que sonríe  a sus colegas quienes comparten con ella  un mezcal en el pequeño espacio que alberga parte de su obra.

“Ahora no luchamos con una escuela oaxaqueña, ya no hacemos esa distinción que antes se hacia, ahora los jóvenes creadores estamos abriéndonos un espacio; además de los espacios institucionales hay otros, incluso no físicos (se refiere  a las posibilidades de Internet),  en los que tus piezas pueden ser expuestas”.

Karina  García  es egresada de la licenciatura en Artes  Plásticas y Visuales de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, artista contemporánea, que muestra en su obra una dualidad creada a partir de elementos que aparentemente no tienen relación, configurados a través del collague, “es la dicotomía de un orden exterior e interior”,  explica mientras bebe un trago en medio de un aire rudo y  frío que  envuelve el ambiente de la recién montada exposición.

La ganadora de la convocatoria Sala proyecto Joven, del Museo de Pintores oaxaqueños (MUPO) define este trabajo, -también expuesto en el MUPO en junio de 2014-como un lugar onírico, un micromundo.

La exposición exhibe,  entre otras piezas, una serie: sillas, donde el espectador puede hallar otros elementos-objetos configurados casi como personajes.

Lo que se presenta es también parte del  proceso creativo de esta joven oaxaqueña,  una obra que comenzó con la creación de bitácoras  y pasó por la fotografía, que se volvió importante en el proceso como  el reconocimiento de su vida diaria, una forma de configurar imágenes a través de su cotidianidad.

Como parte de la propuesta visual, exhibe una serie  marcos  de distintas épocas,  recolectados a lo largo de varios años en su proceso de búsqueda constante.

“Mi trabajo es estar absorviendo todo el tiempo, no  me identificó  sólo con un artista, me alimento de todo lo que he visto en la historia del arte y eso me abre la  posibilidad de experimentar otros medios, el arte contemporáneo es crear atmósferas, investigar el material con el que trabajas, eso es lo que hago desde los 16 años,  buscar algo para satisfacerme, el arte es también una búsqueda personal”.

La exposición puede observarse en el espacio de la cafetería El Volador, ubicada en la Plaza de la Cruz de Piedra, en Oaxaca.

unnamed-2108

 

Oaxaca Media es un espacio para el periodismo digital local. Trabajamos por el bien común con criterios de ética y responsabilidad social en la información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.