Noemí Domínguez Gaspar*

OAXACA, Oax. A diez días del ocho de marzo, cabría  reflexionar en torno a lo que acontece en ésta fecha  de cada año, que se ha convertido en muchos espacios, en un segundo día de las madres, festivales, regalos y felicitaciones circulan por diversos medios, a mi mente viene una anécdota: cursaba el tercer año de secundaria, se acercaba el ocho de marzo, ignorábamos en buena medida el origen y sentido de dicha fecha, la profesora titular de una materia llamada ética o educación cívica pidió, como actividad a nuestros compañeros, traer una rosa ese día (el ocho de marzo), la mayoría la llevo y en la clase dispuso a que éstas fueran entregadas a nosotras (las mujeres del salón), acto que me dio un poco de risa, me parecía un tanto ridículo recibir una flor y felicitación por ser mujer. Eso no tenía ningún sentido para mí, en absoluto me sentí halagada y más bien lo vi como un sin sentido.Tiempo después entendería algunas de las razones de mi reacción.

Han pasado algunos años y me parece que mi anécdota sigue vigente, por ello, planteo la importancia de recordar que tenemos derechos pendientes para completar nuestra humanidad, que muchas veces es puesta en duda al negarnos el ejercicio de nuestros derechos como una vida de libre de violencia, o el derecho a la sexualidad,  a la maternidad libre y voluntaria por mencionar algunos.

 

De la violencia en el ámbito sexual

La violencia sexual constituye una de las manifestaciones más crudas del control que se ejerce socialmente sobre el cuerpo de las mujeres y niñas.  De acuerdo con mecanismos en materia de derechos humanos tales como el Comité de Expertas de la Convención para la Eliminación de todas formas de Discriminación (CEDAW) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, La violencia sexual contra las mujeres  no es un problema aislado: es el resultado de una violencia estructural de patrones socioculturales que discriminan a las mujeres. La violencia se convierte en un todo, en una experiencia de totalidad, no se trata una serie de sensaciones sino en una dimensión de toda la percepción que fluye del cuerpo al mundo social.

Los servicios de salud son (en buena medida) la encarnación del Estado que nos violenta, porque además de tener graves deficiencias, en su infraestructura básica, también expresan actitudes discriminatorias, misóginas y un comportamiento del personal de salud. En los casos de violencia sexual, las mujeres y niñas víctimas de violación, además de ser vulneradas en su integridad, sufren graves consecuencias para su salud sexual y salud reproductiva, desde embarazos no deseados, Infecciones de transmisión sexual y/o VIH.

 

Por una maternidad libre y voluntaria

 La Norma Oficial Mexicana NOM-046-SSA2-2005. Violencia familiar, sexual y contra las mujeres. Criterios para la prevención y atención (Norma 046), obliga a todas las autoridades de servicios de salud ofrecer y garantizar el suministro de la anticoncepción de emergencia  (AE) a las mujeres víctimas de violencia sexual y también la obligación de proceder a la interrupción del embarazo a las mujeres violadas, en caso de que así lo soliciten. Sin embargo, una vez publicada esta norma, los propios prejuicios de las autoridades estatales pretendieron impedir su implementación, a partir de intentos para declarar su inconstitucionalidad.

Cuando una mujer está en un centro de salud, puede exigir que se cumplan estos derechos:

– Derecho a la salud.

– Derecho a información.

– Respeto a las opiniones laicas.

– No discriminación.

– Respeto al principio de “no auto-incriminación”

El Misoprostol es un medicamento que mujeres de muchas partes del mundo usan para practicarse un aborto ellas mismas en sus casas (o donde crean conveniente), de manera segura hasta cumplida la semana 12 del embarazo.

Muchas abortamos por ser menores de edad, niñas o adolescentes, otras porque fuimos víctimas de violencia sexual dentro de una relación estable o provocada por criminales, otras porque simplemente no nos sentimos preparadas para la maternidad; en todos estos casos el argumento que importa para las mujeres, y que la sociedad debe entender, es que somos mujeres en situación de embarazo no deseado.

 

El derecho a una sexualidad  libre

Las mujeres tenemos derecho a decidir sobre las elecciones sexuales y reproductivas según nuestros deseos, valores, creencias y filosofía de vida.

Algunas consideraciones

El ejercicio de la sexualidad y de la maternidad, es una decisión que debe ser tomada libre y conscientemente por cada mujer, en el marco de sus derechos humanos y sexuales. Cada mujer es diferente, en sus deseos con relación a la vida, la maternidad, y el cuerpo. Todo a nuestro alrededor nos refuerza día a día que la maternidad no solo es la única opción sino también la más deseable en las vidas de las mujeres y que además va a completarlas como tales. Sin embargo, esta realidad no es aplicable a todas las mujeres ni a todos los momentos de la vida sexualmente activa.

El 8 de marzo no es de fiesta, es un recordatorio para la sociedad que está en deuda con las mujeres, este día y todos los días, muchas mujeres desde sus propios espacios exigimos el reconocimiento de nuestra humanidad, tan legitima como la de nuestros compañeros, los hombres y de las personas intersexuales, es una fecha instaurada a partir del reconocimiento de una deuda histórica  y un día más en la búsqueda de una sociedad igualitaria.

*Antropóloga feminista

 

 

 

Referencias:

1) La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que el uso libre de Misoprostol baja la tasa de los abortos inseguros y la muerte de mujeres, y respalda la difusión de esta información. Para apoyar el uso de Misoprostol con estudios científicos firmes.

2) En 2003 la OMS publicó la “Guía para un aborto sin riesgos”.

3) En 2005 incluyó al Misoprostol como medicamento esencial.

4) En 2007 la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología(FLASOG) publicó el libro “Uso de Misoprostol en ginecología y obstetricia”.

5)En 2012 la OMS publicó la segunda edición de la “Guía para un aborto sin riesgos”, en la que incluye el aborto con Misoprostol como uno de los métodos recomendados para un aborto seguro y efectivo en las primeras 12 semanas del embarazo.

6) http://jovenesdespenalizacionaborto.wordpress.com

7) www.inm.gob.mx/…/Violencia_familiar_sexual_y_contra_las_mujeres_c…

8) http://www.fondomaria.org/

9) http://www.catolicasmexico.org

Oaxaca Media es un espacio para el periodismo digital local. Trabajamos por el bien común con criterios de ética y responsabilidad social en la información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.