Rocío Flores

OAXACA, Oax.  En la recta final del proceso electoral federal, en el que la ciudadanía elegirá a quienes les representarán en la Cámara de Diputados, candidatas y candidatos mantienen promesas de campaña relativas a la gestión social, en contraparte las propuestas legislativas permanecen escasas.

De acuerdo con información de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 14 al 57, las principales funciones de una diputada o diputado federal son analizar, discutir  y aprobar leyes, vigilar las actividades del Ejecutivo federal y en ocasiones convertirse en gestores de las soluciones de los problemas que aquejan a las y los habitantes del distrito que representan.

En la Cámara de Diputados, las leyes que las diputadas y diputados federales deben analizar, discutir y aprobar pueden ser propuestas por el presidente de la República, diputadas, diputados, senadoras y senadores del Congreso de la Unión, las legislaturas de los estados, las diputaciones federales de cada estado y la Asamblea de Representantes del DF.

Las  facultades de la Cámara de Diputados  (a la que estarían adscritoso adscritas) son, entre otras: examinar, discutir y aprobar anualmente el Presupuesto de Egresos de la Federación y revisar la cuenta pública del año anterior.

También deben dar a conocer la declaración del presidente electo, emitida por el Tribunal Federal Electoral y declarar si se procede penalmente contra funcionarias o funcionarios públicos que hubieran cometido algún delito.

La labor de gestoría que llevan a cabo algunas diputadas y diputados federales las hacen como complemento a su labor legislativa, pero no se encuentra considerada dentro de su agenda normal de trabajo.

No obstante durante las elecciones federales de este 2015  privan los ejemplos de desconocimiento o desinterés de las candidatas o candidatos por presentar , al menos a grandes rasgos, propuestas que estén en el ámbito de su competencia.

“Con el trabajo de todas y todos los oaxaqueños será posible la gestión de mayores recursos a favor de Oaxaca para la promoción de talleres que impulsen el autoempleo, así como para impulsar créditos y capacitaciones para los pequeños negocios”, mencionó una candidata en un discurso que circuló como parte de sus comunicados a la prensa.

“Es importante trabajar el tema de los huertos familiares en este distrito, pienso que es un tema que puede explotarse de mejor manera si enfocamos los esfuerzos”.

“Gestionaré para hacer realidad la protocolización de su asociación civil, para ver qué programas podemos bajar a través de esa asociación  y convertirnos en sus amigos y aliados, una asociación civil que no tienen aliados es una asociación  que únicamente sirve para ocupar un espacio, pero si tiene aliados es una asociación que va a bajar proyectos en beneficio de ustedes, esperamos contar con su voto el 7 de junio”.

Lo anterior son algunos de los ejemplos de discursos que se leen o se escuchan en las campañas en Oaxaca, muestra del desconocimiento de las y los aspirantes, así como de la población en general sobre las funciones y responsabilidades que tiene una diputada o diputado y en específico un diputado federal, por lo que a lo largo de las campañas políticas, prometen o reciben peticiones que salen de su ámbito de responsabilidades, que al término de las campañas y al no ser resueltas  pueden tener como consecuencias el descontento, desinterés o  el abstencionismo en futuras elecciones.

De acuerdo a la Ley, no corresponde a las y los diputados federales la realización de obra social, generación de obra pública o ejecución de programas de desarrollo económico, industrial o de servicios; lo anterior  solamente sería derivado de las gestiones que lleven a cabo en las diferentes instancias gubernamentales en apoyo a los gobiernos de los estados que representen o a sus distritos.

Además las diputadas y diputados federales, no tienen carácter ejecutivo, ya que no les corresponde ni el manejo ni la ejecución de presupuestos o programas de ningún tipo.

Las diputadas y diputados tienen muchas atribuciones para cumplir con sus obligaciones y responsabilidades como legisladores. No es su tarea presentarse  en eventos sociales o políticos pero ya es su costumbre, una vez que gana la diputación  verles cortando listones e inaugurando obras públicas.

Son o deben ser representantes del pueblo con la misma calidad de derechos y obligaciones que éste; y tratándose de un empleo más, por el desempeño de sus funciones, recibirán una remuneración.

Debe quedar claro que las y los diputados no le hacen un favor al pueblo por el desempeño de sus funciones, sino más bien, se deben al pueblo. A una diputada o diputado se le debe exigir el cumplimiento de sus funciones.

En ejercicio de la facultad de gestoría, como actividad complementaria, las y los diputados procurarán la atención de los asuntos de carácter social prioritario de los sectores desprotegidos, observando los principios de equidad, justicia y correcta aplicación de las leyes.

Finalmente las diputadas y los diputados deben visitar periódicamente su distrito, y además, informar sobre sus labores legislativas y de gestión anualmente, ya sea en actos públicos o por medios de comunicación idónea.

Los actos públicos para la rendición de informes anuales de una diputada y diputado jamás deben ser motivo de derroche de dinero, deben ser actos solemnes, no una verbena popular.

Oaxaca Media es un espacio para el periodismo digital local. Trabajamos por el bien común con criterios de ética y responsabilidad social en la información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.