Redacción

MÉXICO. Al fijar su posicionamiento sobre el tema, representantes de los grupos parlamentarios determinaron que los partidos tienen que replantear los paradigmas que utilizan para acercarse a los ciudadanos o estarán condenados a la “muerte política”.

La diputada María Sanjuana Cerda Franco, de Nueva Alianza, señaló que la ciudadanía optó por la pluralidad y fragmentó su voto como una manera de expresar que no está de acuerdo con el bipartidismo ni el unipartidismo; además, agregó, votó por la alternancia y castigó la deficiencia del gobierno, por lo que no se puede ser omiso ante estos mensajes.

Por el grupo parlamentario del Partido del Trabajo, la diputada Lilia Aguilar Gil comentó que el sufragio de la ciudadanía demuestra que el sistema de partidos está agotado; la gente ya no cree en ningún color, por lo que los institutos políticos tienen que realizar un esfuerzo extraordinario para replantear sus acciones, apuntó.

El diputado Danner González Rodríguez, de Movimiento Ciudadano, señaló que los resultados de esta elección concurrente reflejan el fracaso de una reforma político-electoral, pues demostró que no es suficiente con modificar las leyes para darle sentido a los principios electorales, mismos que fueron violados sistemáticamente.

Por su parte, el diputado Tomás Torres Mercado, del Partido Verde Ecologista de México, subrayó que no es momento de triunfalismos, sino de diálogo político y remontar diferencias para buscar coincidencias entre los partidos políticos.

Por el Partido de la Revolución Democrática, el senador Armando Ríos Piter subrayó: “la batalla por el futuro de este país arrancó el pasado 7 de junio, y quien no logre entenderlo va a estar condenado a la muerte política, eso es lo que nos quisieron decir los ciudadanos”.(sic)

En las sombras de la elección hubo corrupción, falta de transparencia y un partido político que violó la ley y “no tuvo llenadera”; en las luces, que la sociedad salió a votar. El legislador destacó la alternancia en cinco estados y el triunfo de los independientes, además que la ciudadanía le dijo a los políticos que creen en la democracia electoral, pero no en cómo hacen las cosas.

El diputado Fernando Rodríguez Doval, del Partido Acción Nacional, dijo que el presidente Enrique Peña Nieto perdió la oportunidad de comportarse como un estadista, por felicitar al candidato del PRI en Colima, aún sin haberse terminado el conteo de los votos en una elección tan cerrada.

Por el Partido Revolucionario Institucional, el senador Arturo Zamora Jiménez dijo que la ciudadanía no sólo expresó sus preferencias políticas sino su profunda convicción por vivir en un marco de institucionalidad democrática, en el que las diferencias son procesadas de manera pacífica y, de esta forma, los mexicanos rechazaron la violencia y cualquier intento de imposición antidemocrática.

Dijo que el pasado 7 de junio, México venció a los violentos y a los analistas del voto, y estuvo por encima del abstencionismo; sin embargo, el actual panorama nacional y la sociedad exigen mejores condiciones en su representación política en los congresos y en los ámbitos estatal y municipal.

Durante el debate, el senador Miguel Barbosa Huerta, del PRD, reiteró que el proceso electoral “adoleció de los mismos vicios que otros proceso electorales”: recursos públicos utilizados con fines electores, dinero privado superior al autorizado por la ley, programas sociales a disposición de la candidaturas, inducción al voto y propaganda disfrazada en medios electrónicos, a pesar de la reciente reforma política constitucional.

Afirmó que es evidente el retroceso en los porcentajes de votación alcanzados por las tres principales fuerzas políticas y destacó que la irrupción de los candidatos independientes, por el hartazgo de la sociedad, está presente y enriquecerá a la democracia.

Roberto Gil Zuarth, senador del PAN, consideró que es obligado reflexionar sobre la necesidad de fortalecer la supervisión de los recursos utilizados por los candidatos independientes en sus campañas; “un mal sistema de fiscalización puede ser peligroso para la democracia, debe evitarse que intereses económicos entren de manera espuria a la política”, advirtió. Además recodó que se registraron candidaturas independientes como resultado de escisiones en partidos.

El senador David Penchyna, del PRI, se pronunció en este mismo sentido, llamó a la autocrítica y a asumir acciones para fortalecer las instituciones partidistas. Sostuvo también que “apostar a la desaparición de los partidos políticos, en esencia, sería apostar por la desaparición de la democracia. La democracia no existe sin partidos políticos”.

A decir del senador Manuel Bartlett Díaz, del grupo parlamentario del PT, la izquierda no negocia con el partido en el gobierno, por ello su partido no participó en el Pacto por México, en el que, incluso, se respaldó la entrada de policías estadounidenses a territorio nacional. La izquierda moderna que llega a consensos es una izquierda centrista, esa izquierda no es izquierda, sostuvo.

En el debate realizado este miércoles  también participó la senadora Angélica de la Peña Gómez, quien aclaró que su partido, el PRD, no es incondicional del Pacto por México y puso como ejemplo su oposición a la reforma energética. Asimismo, estimó conveniente revisar la reforma político-electoral ante problemas vinculados a la paridad de género, la promoción anticipada y el llamado, el mismo día de la elección por parte de figuras públicas, para apoyar a un partido político.

Oaxaca Media es un espacio para el periodismo digital local. Trabajamos por el bien común con criterios de ética y responsabilidad social en la información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.