Rocío Flores/Foto: Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Luego de la detención  y el auto de formal prisión que se le dictó a tres de los cuatro profesores integrantes de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el magisterio oaxaqueño enfrenta un gran desafío por las acciones de los gobiernos encaminadas a la criminalización de la protesta social pero también por las acciones que los profesoras y profesores están emprendiendo en su defensa de la educación, coincidieron las defensoras Yesica Sánchez Maya y Lydia Cacho.

Entrevistadas por separado, ambas defensoras expusieron la dificultad del tema educativo en Oaxaca y el desafío en el que se encuentran luego del auto de formal prisión de Efraín Picasso Pérez , Othón Nazariega y Roberto Abel Jiménez García , que junto con  Juan Carlos Orozco Matus  fueron detenidos el pasado 29 de octubre, durante una protesta en las instalaciones del Instituto Estatal de Educación  Pública de Oaxaca (IEEPO).

Visión simplista y absurda

Seccion 22 frente a Gendarmería

Las activistas señalaron que dividir el problema magisterial entre buenos y malos es una versión simplista y absurda.

De su lado, la escritora de Los demonios del Edén criticó desde su posición en el gremio periodístico, que algunos medios de comunicación quieren dividir todo entre los buenos y malos, “somos el país de la simplificación y la estupidización” comentó.

“Porque  si aquí hay buenos y malos, y los malos son el gobierno, entonces los que están marchando tienen que ser los buenos y las víctimas”. 

La escritora señaló que el hecho de documentar lo que hace el magisterio no significa necesariamente que se le esté dando la razón al Estado para criminalizar la protesta.

 “Decir que al  tratar  el movimiento magisterial tal cual es, estamos dando la razón al Estado mexicano para criminalizar la protesta, es una mentira, también es  una falacia”, comentó.

No obstante criticó: “las cabezas del sindicato de maestros” erraron el camino de la protesta y la lucha social para poder defender a la educación.

“Es una ironía que por un lado las profesoras y profesores están defendiendo la educación y al mismo tiempo tienen una falta de educación  para poder manifestarse y poner sobre la mesa la defensa de la educación”.

Reconoció que hay profesores que están defendiendo la educación, sin embargo dijo, el problema son los líderes y los grupos que existen al interior de la gremial, quienes la única manera que ven para salir adelante es con golpes e insultos.

La declaración de Cacho surgió luego de escuchar algunas de las agresiones que reporteras y reporteros han sufrido de las organizaciones sociales y el magisterio, durante su visita a Oaxaca.

Escenario complejo

La escritora reconoció la complejidad  del tema de la educación en el estado, sin embargo expuso que para que Oaxaca logre tener su propia revolución necesita tener jóvenes, niñas y  niños educados y rebeldes.

Por otro lado insistió: “cuando tienes a los líderes educativos rebelándose de la  forma equivocada te enfrentas a un problema mayúsculo”.

Cacho apuntó que lo que se necesitan son líderes que entiendan cómo acotar la violencia y no reproducirla para poder ganar las batallas, “es la primera lección que debemos aprender en México”, comentó.

“Cualquiera que quiera hacer un movimiento cívico en este país y en estado en particular  tendría que hacerlo desde la Filosofía de la educación para la paz para poder aprender a negociar conflictos de otra manera nos vamos a quedar atrapados en la violencia”, finalizó durante su encuentro con la prensa local.

 

maestros vs plicias 8

 

Agresiones  a la prensa

Cuestionada sobre las agresiones que han protagonizado presuntos  integrantes de la Sección 22 contra reporteras y reporteros de los medios locales, la defensora de Consorcio para el Diálogo Parlamentario, Yesica Sánchez Maya señaló que las profesoras y profesores tienen que ser más cuidadosos y aclarar si son sus miembros o no quienes cometen estos actos.

Sin embargo Sánchez  Maya refirió que hay una política de infiltración al interior del movimiento magisterial, “históricamente” dijo, esto sucede en todos los movimientos sociales  y en este caso,  éticamente los docentes tendrían que estar revisando lo que pasa para evitar este de situaciones que buscan deslegitimar  y descalificar la acción de la  Sección 22.

Citó  como ejemplo la marcha del día 29 de octubre, una marcha amplia a la que probablemente quisieron restarle la fuerza política con este tipo de situaciones de enfrentamiento, entre magisterio y representantes de los medios de comunicación, comentó.

Pese a la ello,  declaró  que la Sección 22 tiene un desafío, el primero para poder  enfrentar estos procesos  a pesar de la distancia y luego para emprender acciones de protesta, documentar y evitar que haya confrontaciones con la prensa.

“Se tiene que ser muy cuidadoso de no violentar y si hay  alguien  que lo hace y no es de este gremio, deben denunciarlo, porque de no hacerlo  implica que al rato se le imputé a la 22 este acto”,  finalizó.

La criminalización

Finalmente la activista reconoció que efectivamente este es el momento  más delicado para el magisterio oaxaqueño.

Por un lado dijo, se está haciendo una utilización de denostación y criminalización de la Sección 22, que es uno de los movimientos más fuertes en el estado de Oaxaca y que es un referente nacional, expuso la defensora,

Además refirió que en conjunto con otros organismos de la sociedad civil se sumaron a la exigencia de la no utilización del poder judicial y exigieron la liberación de los detenidos.

Por otro lado destacó la estrategia de la difamación  a través de diversos medios de comunicación en el que han logrado colocar su discurso, “están tratando de colocar en el imaginario social una idea de las profesoras y profesores, y  provocar la  confrontación no solo con los medios sino también con la sociedad.

Amedrentamiento

La activista dijo que en el caso de las detenciones, es  claramente  un modelo  que impone el Gobierno federal para amedrentar y disminuir el impacto de la movilización social.

El hecho de que los profesores se encuentren recluidos en el Altiplano señaló, es un ejemplo de cómo se pretende  dificultar  una defensa efectiva y eficaz.

“El poder federal obstaculiza la defensa al ponerlos a disposición en penales de alta seguridad, a pesar de que  no se ha determinado un perfil criminológico de alta peligrosidad como correspondería”, refirió la abogada.

“Es incongruente la política que se está implementando, traen  a reos de alta peligrosidad a Oaxaca y mandan a profesores al Altiplano”.

Sánchez Maya expuso que bajo principio de Derecho, suponiendo sin conceder tocaría que en estos casos estuvieran recluidos en el estado de Oaxaca para que la defensa pudiera fluir.

Sobre la  intimidación, señaló que lo que  se busca es que mermen los esfuerzos y con ello la  reforma educativa tenga los efectos que quiere el Gobierno federal.

Al respecto la abogada de la gremial, Edith Santibáñez Bohórquez denunció las irregularidades en los casos; señaló  que pese a contar con un amparo, les fue negado el acceso al Altiplano y el Juzgado Segundo de Distrito de Procedimientos Federales con sede en Toluca también les negó acceso a los expedientes, lo que significa que ambas instancias desacataron el amparo 1582/20015.

Estas acciones según la abogada, dejó en un estado de vulnerabilidad a los integrantes de la gremial que no contaron con una defensa adecuada y a quienes finalmente el juez segundo de Distrito en Procesos Penales Federales de Toluca, Carlos Alberto Sosa López, les  dictó auto de formal prisión el pasado 5 de noviembre por su probable responsabilidad penal en la comisión del delito de robo agravado.

 APUNTES:

Detenidos: Los profesores  Efraín Picaso Pérez,  Othón Nazariega y Roberto Abel Jiménez García y Juan Carlos Orozco Matus  fueron detenidos el pasado 29 de octubre.

Delitos: los profesores  Efraín Picaso Pérez y Othón Nazariega  están acusados por su probable responsabilidad penal en la comisión del delito de robo agravado, delito considerado como grave en el Código Penal Federal.

Los dos profesores están vinculados con la toma de las instalaciones del Centro de Distribución y Almacenamiento “El Tule” y los daños a instalaciones de la Octava Región Militar en la ciudad de Oaxaca.

Los presuntos responsables se encuentran  en reclusión en el Centro Federal de Readaptación Social Número Uno Altiplano, en el estado de México.

Roberto Abel Jiménez García, acusado por el delito de robo calificado con violencia, presuntamente por apoderarse de cámaras del C4 del gobierno de Oaxaca.

Queda pendiente  la situación jurídica de Juan Carlos Orozco Matus, detenido  luego de su participación en el bloqueo del IEEPO por su probable participación en  la toma de las instalaciones de la Junta Distrital Electoral en Tehuantepec y de la refinería Antonio Dovalí en Salina Cruz.

Integrantes del magisterio de Oaxaca han señalado una serie de irregularidades en los procesos y aseguran que a pesar de todo continuarán  con sus protestas en las calles.

Desde el primer día de la detención de sus compañeros el pasado 29 de octubre realizaron una marcha.Posteriormente  realizaron un ayuno frente a los juzgados penales.

El viernes 6 de noviembre, luego del auto de formal prisión de dos profesores más,  protestaron frente a Santo Domingo donde insistieron en rechazar la reforma educativa  y proseguir con la exigencia de la liberación de los profesores  detenidos.

Entrevistados durante las protestas,  docentes exponen que continuarán  la lucha bajo la consigna de que “cuando la injusticia se hace Ley, la rebeldía se hace obligación”, a pesar de los descuentos y  las amenazas de suspensión.

 

 

Oaxaca Media es un espacio para el periodismo digital local. Trabajamos por el bien común con criterios de ética y responsabilidad social en la información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.