#MeToo rompió el ‘pacto de silencio’