presidente CIDH

Investigador de la UNAM, nuevo presidente de la CIDH

enfermo

Mi carnal tiene Sida

noviembre 27, 2017 Comentarios (0) Política, Política y género

El periodismo deportivo femenil, un espacio ganado a empellones

24099837_10212938598073630_474854126_n

Entrevista con la periodista de deportes Lupita Ojeda, quién recibe este viernes el galardón “Ángel Fernández”

Adán Sandoval

Hay puntos de vista e interpretaciones diversas en esta entrega de reconocimientos que hace la Federación Mexicana de Cronistas Deportivos (Femecrode) a Lupita Ojeda, la primera mujer de Oaxaca que recibe el galardón “Ángel Fernández”, por su trayectoria de casi dos décadas. Como explica el especialista en periodismo deportivo Rafael Vega Jiménez*, todas las actividades humanas están afectadas por las desigualdades de género, y una de ellas es el acceso de la mujer a la práctica deportiva y a su presencia en los medios de comunicación, ya sea como protagonista de la información o como autora del hecho noticioso.

Guadalupe Ojeda o  Lupita Ojeda, dice que es aficionada a los Tigres de Quintana Roo, otrora Tigres del México, a los Green Bay Packers y al Cruz Azul, ¡lo sé, lo sé! Nadie es perfecto, pero qué se le va hacer; es egresada de la carrera de comunicación en la Universidad Mesoamericana de Oaxaca, vio la luz allá en el Barrio de la Soledad, en Ciudad Lagunas, eso fue hace…¡bueno! dejemos la fecha a un lado, por el momento.

Lupita Ojeda, quien por más de dos décadas ha picado piedra —­­­disculpen el cliché y lugar común pero así ha ocurrido— en el periodismo deportivo, empezó su carrera con Daniel Reyes en la Liga Invernal de Beisbol del Istmo, con Eleazar Fierro en la Televisión por cable de Oaxaca, su insistencia, pasión y talento — ¿Por qué no?—la llevó a la Corporación de Radio y Televisión de Oaxaca (CorTV), ahí se decantó de inmediato por la información deportiva.

Los programas como: “Directo a la red”, “En la caja de bateo”  y sus colaboraciones en los programas especiales como la narración de los otrora desfiles deportivos del 20 de noviembre, le dieron la posibilidad de convertirse en un referente del periodismo deportivo.

24135230_10212938597873625_7390364_n

En efecto, no es la primera mujer quien incursionó en este medio, que a veces hacen parecer como exclusivo para los varones, dicen los historiadores que fue la misma Arcelia Yañiz (qepd), quien hizo la primera nota deportiva en el periódico El Imparcial de Oaxaca, en los años 60. Aunque fue hasta la década de los 90 cuando nuevamente las mujeres tuvieron presencia en los medios de comunicación de la  Verde Antequera.

Reporteras como Alma Martínez, Aurora Guzmán, Ana Luisa Cantoral, Iveth Fernández, Norma Sánchez, Leidy Acosta, y Lupita Ojeda, “transformaron el club de Tobi” y  a ellas se sumaron Lisania Esteva, Nalleli Ortiz, Diana Hernández, Karla Loaeza, Rosaura Cid, y más reporteras que se han atrevido  a trabajar en el periodismo deportivo través de distintas plataformas.

Y en los medios nacionales, fue en el programa Los Protagonistas de Imevisión que dirigía José Ramón Fernández, donde se pudo ver por primera vez el trabajo de una mujer en el periodismo deportivo, Silvana Galván,  quién narró  nada más ni nada menos que la Copa Mundial de Futbol de México 86. Después llegó Inés Sainz, Inés Gómez Mont, Martha Figueroa, y Georgina  González, Georgina  Ruiz Sandoval, Marion Reimers y muchas reporteras que empezaron a marcar su estilo con base en estudio y preparación. ¡En fin!

Pero volvamos a Oaxaca, aquí en donde todavía hay quienes piensan que las mujeres tienen que estar a las órdenes de su papá, hermanos o esposo, aquí donde la karateca Xunashi Caballero destaca como una de las mejores deportistas de los últimos tiempos, a esta entidad donde las mujeres se tienen que ganar su espacio con base en empellones. Aquí  Lupita Ojeda hizo equipo con Ana Luisa Cantoral en el programa “Reinas del diamante”, y colabora para las radios de Huatulco, Putla Villa de Guerrero, entre otras.

Lupita es también secretaria de la UPI y tiene un cargo honorario en la mesa directiva de la Femecrode en la cartera de equidad de género, por cierto la primera oaxaqueña en tener ese cargo. En su trayectoria destaca que fue fundadora del portal especializado en deportes Territorio Score, el primero en esta entidad.

24116257_10212938596033579_1900379985_o

Charlamos vía telefónica con la galardonada sobre sus aficiones, el periodismo deportivo y el reconocimiento que le será entregado este viernes.

¿Lupita por qué carajos le vas al Cruz Azul? (casi puedo asegurar que su gesto en tono de ¡ya va a empezar!)

Antes de responder suelta una risa…

—No me importa si suena cursi o no, para quienes nacimos en Lagunas o en Ciudad Cooperativa, Cruz Azul es más que un equipo de futbol, es nuestra forma de vida. Necesitarías ir a Lagunas Oaxaca para comprenderlo.

Y ya para entrar en materia ¿Por qué te interesó el periodismo deportivo? ¿Qué fue lo que te animó a incursionar en un terreno, que dicen, es solo para varones?  

Es parte de vivir en Lagunas, allá nuestro más grande centro de esparcimiento es una unidad deportiva con una docena de campos de futbol, beisbol, softbol etcétera. Mi abuelo era apasionado del “Rey de los deportes”, lo recuerdo pegado a la radio oyendo jugar a sus Tigres. Mi papá jugó beisbol semiprofesional pero una enfermedad le impidió aceptar un par de invitaciones para probarse en Liga Mexicana. Para mí el deporte era algo muy natural, solo tuve que descubrir que existía algo que se llamaba periodismo deportivo para saber que a eso me iba a dedicar.

¿Hiciste tu tesis de licenciatura esa área?

 No, mi tesis habló sobre la comunicación organizacional y un medio de comunicación, de forma específica en CORTV. Mi maestro para el curso de titulación fue Abraham Nosnik, aunque durante mi examen profesional ya reporteaba sobre el beisbol, Nosnik lo sabía, me planteó una pregunta en el examen profesional como una jugada de beisbol.

Y entonces ¿cómo llegas a deportes?

Hace algunos años, en el invierno se jugaba la Liga de Beisbol del Istmo con peloteros como Francisco Campos o Matías Carrillo, allá conocí a Daniel Reyes, quien me invitó a las transmisiones de Guerreros de la temporada de LMB en 1998,  él producía y narraba junto a Reyes Santiago y Rodrigo Robles. Inicié haciendo voz comercial. Luego de esa temporada me invitó Eleazar Fierro a Depor3, un programa que pasaba los domingos 8am por AOTV.

¿Directo a la red, en la Caja de bateo qué reto representó?

 Empecé en la Caja de bateo ‘en frío’, el lunes por la mañana me avisaron que el titular, Gustavo Gutiérrez, tenía un problema de salud y no estaría, así que lo conduciría con un conductor con quien hablé por primera vez minutos antes del programa; el miércoles siguiente pasó igual, día que se trasmitía ‘Directo a la red’, Quique, el conductor había renunciado, o algo así, y me ‘aventaron al ruedo’… reto fue entrar de lleno en la conducción y hacerlo a diario, de lunes a sábado durante varios meses.

De pasar de voz comercial a hacer periodismo deportivo con especialistas y analistas varones ¿fue complicado?, ¿qué reacción notaste?

Nunca lo sentí así, disfrutaba tanto lo que hacía, no le daba importancia a lo que los demás pensaban. Entre los compañeros solo recuerdo a uno al que le “pesaba” mucho compartir micrófono conmigo, en realidad la sorpresa y el reto mayor estaba entre los deportistas, ellos no terminaban por adaptarse a ver una mujer en el terreno de juego entrevistando, narrando. El reto más grande para mí, era llegar a un escenario y tener la paciencia para lidiar con “halagos” no solicitados.

¿Por qué consideras que aún se tiene la idea que el periodismo deportivo es exclusivo de varones?

 Porque el mundo del entretenimiento ha cosificado la figura de la mujer, no hay espectáculo deportivo donde no veas mujeres con poca ropa  “adornando” el escenario por el que entran cubiertos de gloria los deportistas.

En televisión, por ejemplo, puedes ver conductores varones con sobrepeso, poco agraciados  a la vista –sin que se tome esto como un insulto– pero a quienes “su talento” los respalda… las mujeres en cambio deben verse agraciadas, atractivas, aunque su talento se limite a leer un ‘pronter’. Las colegas que saben de lo que hablan, pero no lucen como modelos a lo mucho podían aspirar a ser reporteras, y aparecer 15 segundos a cuadro.

Son casi dos décadas de trayectoria, y siguen los estereotipos de la ‘mujer adorno’, pero también hay mayor presencia de mujeres periodistas en el área deportiva ¿qué hace falta?

Las cosas han ido cambiado lentamente, pero falta mucho. Hay que avanzar sin prestar oído a quienes cuestionan nuestros pequeños logros, para quienes hace casi veinte años fue un reto ganarse un lugar en los palcos de prensa, ahora un reto combinar nuevos roles, yo hago periodismo deportivo nada más que por gusto, pero debo encontrar un equilibrio entre mi pasión por cubrir un juego de beisbol, mi trabajo en la función pública y obviamente mi familia. Debemos seguir impulsando a nuevas generaciones, alentando a las chicas que se atreven a hacer del periodismo deportivo una forma de vida.

Dejar tu zona de confort y embarcarte en otros proyectos como: Re-Generación, Monterrey, Puebla, Territorio Score, Reinas del Diamante, ¿fue una decisión fácil de tomar?

 Antes de la llegada de mi hija era mucho más aventurera, las decisiones parecían más fáciles de tomar. Un día me cansé de la rutina e hice maletas, agarré a mi Pulga (mi perra) y me fui a Monterrey, de ahí viajé a Puebla seducida por la idea de volver a hacer beisbol con los Pericos, y eventualmente una oferta laboral muy tentadora me regresó a Oaxaca. Agradezco a dos aventureros que me invitaron a Territorio Score. Hoy me lo tomo todo con más calma, y las decisiones pasan por dos cabezas, la de Argel mi mejor amigo y compañero de vida, y la mía, hoy mis decisiones se toman anteponiendo siempre el bienestar de mi familia.

Formar parte de una agrupación de periodistas e integrarse a su directiva ¿qué experiencias deja?

 Todo llega en el momento justo, mi hija me hizo desarrollar la paciencia que antes no tenía. Mi único objetivo ha sido desde un inicio aportar algo bueno, y para mí lo bueno solo vendrá en la medida que sigamos aprendiendo, capacitándonos y eso he tratado en las charlas que han promovido para hablar del tema o en  cada taller que se ha impartido con los compañeros de la UPI.

En la historia  las mujeres se han ganado sus derechos -lo cual es absurdo- a empellones, este reconocimiento que te entregará la Femocrode ¿fue así, a empellones?

 Sí, creo que en Oaxaca pudimos esperar menos para reconocer el esfuerzo y profesionalismo de una periodista deportiva, sin embargo este año se logró y tengo la certeza de que servirá para seguir avanzando. Hay muchas chicas muy talentosas que practican algún deporte, que son árbitros, que estos esfuerzos sirvan para inspirarlas a tomar un micrófono, una pluma o una cámara y compartir todo lo que saben y tanto disfrutan.

¿Qué compromiso y qué representa para ti este reconocimiento?

 El de no dejar de hacer lo que me gusta, que no se termine con un diploma colgado en la sala de mi mamá. La Femocrode reconoce cada año a muchas mujeres, ya me tocó verlo. Me gustaría que en Oaxaca hubieran más periodistas deportivas, que el pretexto no sea: “no hay a quienes reconocer en Oaxaca”. El compromiso de que el año próximo otra mujer pudiera ser galardonada. Es un reto complicado tener que decidir quedarme en casa con la familia o irme a cubrir un juego de beisbol, pero cada vez que escucho a alguien a quien le gustó el enlace o la entrevista lograda siento que vale la pena, y mi familia afortunadamente lo entiende y disfruta conmigo.

La última, ¿neta, el Cruz Azul?

Hace mucho que no veo futbol mexicano, pero no me imagino echándole porras a otro equipo. Para ahorrarle a mi hija la frustración que provoca irle al Azul le estoy enseñando futbol americano, y para cuando ella crezca espero ya se transmita el futbol femenil, verás que las cementeras serán una mejor versión de la máquina cementera.

Durante la charla entrevista, se percibe la experiencia de la periodista que decidió incursionar en esta área deportiva, que a pesar de la supuesta apertura, aún se resiste a darle voz a quienes se preparan y se aventuran.

La Femecrode  entregará este viernes en Cancún, Quintana Roo,  el galardón “Ángel Fernández” a Lupita Ojeda y el “Fray Nano” a David Carreño, ambos periodistas de Oaxaca. Los reconocimientos se dan por los años de trayectoria en el ámbito del periodismo deportivo.

Desde hace ocho años, cuando la UPI se afilió a la Femecrode, el reconocimiento “Fray Nano” se ha otorgado a reporteros de Oaxaca que tienen más de 30 años de trayectoria y el “Ángel Fernández” para quienes tienen al menos cinco años en este oficio. Durante este tiempo  Raúl Hernández (qepd), Eleazar Fierro (qepd), José Luis Velásquez, Jaime Medina, Andrés Guzmán Zamora, Timoteo Torres, Víctor Hugo Villanueva recibieron el “Fray Nano”, mientras que Leobardo García, Eduardo González, Alfonso Benítez, Jesús Herrera, Vladimir García, Gerardo Santaella y Ángel Hernández, se les reconoció con el “Ángel Fernández”.

 

 

 

* Rafael Vega Jiménez Mujer, deporte y comunicación: la periodista deportiva y su acceso al ejercicio profesional de la actividad. Departamento de Periodismo II Universidad de Sevilla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>