Preparan marcha contra eólica en Unión Hidalgo

Congreso busca institucionalizar el Día del Mezcal Oaxaqueño

agosto 30, 2017 Comentarios (0) Política y gobiernos, portada

Conflicto en basurero, botín de partidos políticos

Rocío Flores

OAXACA, Oax. El conflicto del basurero en la Villa de Zaachila es  social, ambiental, de seguridad, y también un tema político. Ahí, además de la exigencia de los habitantes, se preparan grupos políticos para un proceso electoral.

Después de dos meses de negociaciones entre habitantes y autoridades del estado, existen más de 100 carpetas de investigación en contra de representantes de los colonos,  además de casas quemadas, familias desplazadas, toneladas de basura en las calles y un clima de zozobra en el lugar, nada está resuelto.

La demanda persiste entre los representantes de las 33 colonias: exigen la aprehensión de los líderes Francisco Martínez, alias Don Panchito o Pancho Mugres y su hijo Francisco Rodríguez,  la salida del Frente Popular 14 de junio de la zona, seguridad para las mujeres y niñas que en otras ocasiones han sido acosadas, incluso violadas, según versiones de colonos. Además, infraestructura social y programas que apoyen en el desarrollo de la comunidad.

En este contexto, se pueden observar varias dimensiones del problema, una de estas, quizá la más obvia, según el sociólogo e investigador Porfirio Santibáñez, es la dimensión política, en la que  intervienen además de los partidos, organizaciones, gobiernos y la sociedad.

Partidos como el PRI, Morena y el PRD, organizaciones como el Frente 14 de junio, CNP, y Colonias Unidas, así como el gobierno de Oaxaca de Juárez, de Zaachila, y el estatal, cada uno con sus alianzas, se preparan para el proceso del cambio presidencial.

Santibáñez explica que, aunque no está ligado directamente a los partidos, existe en este fenómeno “el reclutamiento de clientelas”, que, en el caso del Frente 14 de junio,  se puede  observar por el peso y control que estaba teniendo en la zona y no solo en el aspecto territorial.

El 28 de mayo en el tianguis de la agencia,  el Frente 14 de Junio llegó a “echar plomo” y a imponer el cobro, según narraciones de algunos colonos.

“Es aquí cuando  las otras organizaciones aprovechan la coyuntura para echarlos para atrás”, explica el académico, especialista en conflictos sociales.

No obstante, señala, el conflicto “no es tan ficticio” como se pudiera plantear.  El problema radica en que este núcleo  de habitantes, que es muy diverso, era y sigue siendo clientela política y electoral.

Esta no es la primera vez que ocurre el cierre del basurero,  entre 1999 y 2000 cuando la ciudad era dirigida por el PAN y el gobierno del estado era dirigido por el PRI, el gobernador José Murat Casab, padre del actual mandatario, utilizó esto para evidenciar la incapacidad del PAN  para dirigir la capital del estado, abunda.

En ese entonces  recuerda el investigador, se escuchaba, y no había nadie que contradijera esa opinión,  que toda la gente que estaba ahí, habían recibido  terrenos del PRI, eran clientela del  PRI y se prestaron a ese movimiento.

Después empezaron a incursionar otros actores, el PRD y Morena y otros partidos, y la gente de ahí vivió su propio proceso.

En su opinión, estos grupos sociales “no están  ligados orgánicamente a ningún partido, tienen una dirección con todas las deficiencias, pero prácticamente pueden tener  una dirección propia  y están  demandando intereses propios”.

 

Durante este año, el basurero fue cerrado dos veces, la primera vez, el 3 de julio, previo a la Guelaguetza, los vecinos se enfrentaron con integrantes del Frente. El  saldo fue un muerto, decenas de casas quemadas, familias desplazadas, algunas todavía están en el zócalo de la ciudad.

 

LA VICENTE GUERRERO, UN BOTÍN

La agencia Vicente Guerrero hoy en día, es la más grande de todo el estado de Oaxaca,  con un aproximado de 20 mil habitantes, de 43 mil 279 que conforman la Villa de Zaachila,  según datos del Inegi.

De acuerdo a  Florencio Cruz, dirigente de la Confederación Nacional de Productividad (CNP) sindicato  intermediario  para entregar transporte  al Frente 14 de Junio,  el capital político que tiene la agencia Vicente Guerrero es tal, que podría decidir  quién gobierna esta comunidad zapoteca, ubicada en la región de Valles Centrales.

Para este dirigente el problema de fondo es la disputa por el control de la zona. Dice que el conflicto inició en el 2016, pero fue hasta hace cuatro meses que se retomó y se intensificó. Asegura que el movimiento es asesorado por organizaciones sociales vinculadas a Morena, que tienen un interés político en la agencia Vicente Guerrero, como lo fue del expresidente municipal de la Villa de Zaachila Raciel Vale López.

“La  presencia del Frente 14 de junio  fue importante y era necesario quitarla de tajo, dado que si se encontraba ahí, los cálculos políticos para Morena y los grupos antagónicos que tienen  el poder, podrían fallar”.

Además, apunta, la organización 14 de Junio representa un aproximado de tres mil votos.

— ¿Hay interés del Frente Popular por permanecer en la zona?

Florencio titubea, omite responder la pregunta, opta por desmentir los dichos de los representantes de Colonias Unidas. Dice que el Frente Popular 14 de junio, es una organización que no lucra, ni ha cometido actos delictivos, como han señalado.

“Una organización que cobra, que lucra todos los días, que pide  dinero, que violenta, no podría crecer y tener ese crecimiento tal como lo tuvo la organización 14 de junio”, agrega.

— ¿Entonces cómo se sostiene el Frente 14 de junio? ¿Recibe dinero del gobierno del estado?

—Nosotros tenemos un lema, la ayuda mutua.

— Lo cierto es que hay antecedentes de violencia de esta organización.

—Se crea un patrón, todos dicen que fue el frente 14 de junio, pero la realidad es  que en dentro de nuestra organización hay de todo, hay comerciantes ambulantes, fijos, semifijos… El Frente llevaba más de siete años, si hay violencia y es por parte de militantes de la organización, que lo denuncien , si alguien robó, que lo castiguen, si un militante es identificado por cobrar derecho de piso, que lo castiguen y El Frente no lo va a defender.

—Entonces… ¿no hay interés de la 14 de junio de permanecer en la zona?

—Olvidémonos de la 14 de junio, hay familias que desean regresar a sus hogares — responde y aclara  que esas mismas personas se deslindaron de esa organización días después del enfrentamiento del pasado 3 de julio. La insistencia de regresar es porque ahí llevaban más de siete años viviendo.

¿El Frente 14 de junio está dispuesto a salir?

—Claro que sí, pero también hay personas a las que les quemaron sus casas y quienes lo hicieron deben ser castigados.  Hay 301 denuncias interpuestas por esos hechos. Hay fotografías y vídeos del agente municipal donde se le ve caminando entre las calles de esas colonias, en medio de las casas quemadas, con un palo en la mano, él no es policía, pero subió, violentó a las familias y quemó las casas. Por eso son las denuncias.

Florencio agrega que por todos estos hechos ya hay carpetas de investigación, pero las autoridades deben ir con peritos para que hagan la inspección.

— ¿Están pagando por una mala fama?

—No es que estemos pagando, pero utilizaron esa mala fama para crear un conflicto social. Pero hay que preguntarse cuál es el interés de mantener a la gente temerosa de lo que pueda hacer la 14 de junio.

—¿Qué interés ve usted?

—Aglutinarlos, ellos pueden decir, si te vas conmigo yo me puedo encargar que la 14 de junio no esté más acá, pero la organización, no tiene interés en tener conflicto con la población.

—¿Cuál es el  interés del Frente 14 de junio?

—Poder dialogar con el agente municipal, con los 33 representantes, pero ellos quieren tener el control.

basura (1)

 

SEGURIDAD Y PAZ

El representante y vocero de  Colonias unidas, Artemio Desirio Martínez explica que en su exigencia no hay un tema electoral. En esencia dice, lo que piden es condiciones de seguridad y dignidad para todos los habitantes.

Aunque reconoce que si los han querido involucrar en un sentido electoral, y vincularlos con el partido Morena, que gobierna en ese municipio, aclara que no hay detrás de ellos partidos políticos.

“Ni en las colonias, ni en la agencia es un tema electoral, exigimos la seguridad y tranquilidad de nuestra zona, sólo eso”, reitera.

“Estamos trabajando en el tema del transporte, en la regularización de los precios y en vivir en paz. Tenemos el apoyo de Reyes Mantecón, San Martín Tilcajete y otros municipios, porque es claro, no estamos en un proceso electoral”.

«Es completamente falso que nosotros estemos encaminados por partidos políticos», insiste.

Sociedad fragmentada

Para el académico de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca Porfirio  Santibáñez este escenario dibuja un proceso complejo. Están en juego muchos intereses; son preparativos para 2018 destaca.

En medio de todo esto, observa una sociedad fragmentada, “como la mayor parte de las sociedades en México”. En este  caso, una sociedad que se colapsa al no tener el gobierno el control del lugar para el depósito de la basura.

«Las autoridades no tienen una visión de largo plazo para resolver el problema, critica. Lo que ellos tienen es una política de circunstancias y eso lamentablemente  pone a la sociedad (ellos incluidos) en un estado de indefensión, no hay proyectos”, remata.

Después de dos meses de conflicto, más de 10 días sin la recolección de basura que afectan a habitantes de la capital y al menos 28 municipios conurbados, cientos de toneladas de  basura inundando las calles y residuos sólidos por doquier, además del riesgo de crisis sanitaria, y un plan emergente que evidencia la ausencia de políticas ambientales, la ciudad apesta y a ello suma la impunidad.

Gobiernos incapaces ante alud de basura

Después de 10 días de permanecer cerrado, el domingo, por iniciativa de colectivos de ambientalistas, el gobierno municipal anunció un plan emergente para la recolección de basura orgánica en las 13 agencias y cabecera municipal, con el fin de convertirla en abono orgánico. Durante tres días la ciudadanía ha respondido y ha acudido a los 13 puntos de acopio. Los colonos abrieron dos días el basurero como “prueba de que existe voluntad” para resolver el problema. Hoy miércoles nuevamente lo han vuelto a cerrar.

La sociedad se ha vuelto sensible a los temas que le atañen, lo tienen claro, el problema es que las instancias de gobierno no responden, no hay una dirección, opina Santibáñez.

El gobierno estatal, a través de la Fiscalía General del estado, intenta resolver el conflicto. Personal de la Agencia Estatal de Investigaciones y la Fiscalía acudió al asentamiento donde se ubicaban afiliados al Frente 14 de junio, para recuperar pertenencias de las personas afectadas. Sobre las investigaciones y ordenes de aprehensión, el fiscal Rubén Vasconcelos asegura que no se negociarán politicamente. El tema de salud y medioambiental están ausentes del discurso oficial.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.