La gráfica de Toledo en el MUTEC

‘Todos somos peatones’ y vulnerables a muertes en vialidades

agosto 16, 2018 Comentarios (0) portada

‘Exponencial’, apuntes visuales sobre el capitalismo

Rocío Flores

OAXACA, Oax.  Exponencial es la cuarta exposición individual de la artista Edith Morales, una propuesta para mirar desde el arte, el impacto del sistema capitalista en nuestras actividades y relaciones cotidianas, sociales y personales.

En su obra, la artista visual reflexiona sobre temas como feminicidios, migración, identidad, cuerpo y territorio, vinculados a un sistema de datos, códigos y contraseñas que — dice—  orientan nuestras acciones e interpretaciones.

Es un mensaje  que tiene su génesis en la recopilación y decodificación de saberes sobre  matemática pura, datos y relaciones cualitativas que  vienen de su oficio como contadora, con un fuerte vínculo a procesos artísticos. Edith recurre a disciplinas como la Fotografía, la Danza Contemporánea y la Videoinstalación, entre otras, para abordar problemáticas contemporáneas que nos atraviesan a todos.

Sus piezas no son locales, aunque son reflexiones personales y parten de un espacio determinado, trascienden a lo global.  Desde un país y un estado donde la cifra de feminicidios aumenta “exponencialmente” (en este sexenio se reportan 206 en Oaxaca) habla de la omisión de los poderes ante este y otros  fenómenos sociales.

Cifra es una intervención en muros en donde ha marcado con sellos, cientos de imágenes de la princesa zapoteca Donají decapitada, rehén de un conflicto entre zapotecas y mixtecas entre 1487 y 1523.

Donají fue rescatada como un símbolo institucional  y cultural por el gobierno municipal de esta ciudad, pero en realidad es la representación del poder patriarcal sobre el territorio, dice tajantemente la creadora.

La metáfora puede ser entendida como un emblema de un sistema de dominación sobre los cuerpos de las mujeres, cuerpos objeto, vejados constantemente.

Los muros son como un mapa, una representación del país, es México sellado por las muertes de miles de mujeres. “Para el sistema somos una cifra”, apunta la artista visual.

En las piezas de Edith son constantes las intersecciones. Ella vincula su quehacer como contadora, utiliza algunas tareas, objetos y relaciones para hacer apuntes y reflexiones que han orientado su posición como artista.

En Contraseñas resignifica las bitácoras que contienen datos para acceder a trámites electrónicos -bancarios, fiscales y de seguridad social. Cuestiona así el sistema lógico y de datos en el que estamos inmersos. Dice que es como un tributo al Estado, donde ella se ve como el instrumento, la operadora que entrega esa información a ese sistema que deshumaniza, que te hace datos, que te vuelve invisible.

Edith archiva y registra operaciones económicas,  pero también imágenes; en su labor artística retoma la Fotografía para evidenciar la ausencia, lo visible y lo invisible.

Ausentes es otra de las piezas que Morales exhibe en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO). Se trata de una una instalación fotográfica a manera de cartografía del cuerpo como territorio. Su experiencia como bailarina de danza contemporánea durante 15 años, le proporcionó una reflexión sobre el mismo, el cuerpo es el principal protagonista presente y ausente en sus imágenes.

La obra nace de una coreografía de la bailarina Alma Quiroz y habla del fenómeno de migración.  Ese desplazamiento —apunta la artista oaxaqueña— forzado o consciente  que emprenden habitantes de comunidades rurales a urbanas y a otros países en busca del progreso y una mejor oportunidad de vida, ha abonado a la gran cifra de desaparecidos en el país. (Los datos oficiales de 2017 reportan más de 34 mil),

Edith Morales describe la instalación como una imagen amorfa de cuerpos. De fondo se puede escuchar la voz de la madre Angélica de Perú, que busca a su hijo; es una denuncia de 1983 que prueba como el fenómeno no es sólo un asunto de países, sino de un sistema insensible y omiso.

“El cuerpo ha sido territorio del poder —que divide y condiciona —  y depósito de una violencia histórica que intenta someterlo. Para ellos somos cuerpos residuales, invisibles, somos cifras”, dijo la artista durante un recorrido por la muestra curada por Oliver Martínez kant, la cual se exhibirá en el MACO hasta el mes de septiembre.

Morales emplea el ejercicio fotográfico para “re-humanizarlo”, propone mirar el cuerpo como modelo de resistencia; como una evocación narrativa que busca escapar del sistema que lo domina y lo orilla a lo residual.

 Edith Morales

Edith

La creadora en la inauguración de Exponencial/Foto: Cortesía.

Artista Visual, se caracteriza por mostrar el paisaje cotidiano, el retrato y los procesos de identidad y archivo. Su trabajo con comunidades de Oaxaca enfatiza la cotidianeidad e identidad de las mujeres, de las comunidades y su relación directa con el cuerpo.

Exposiciones: Washington & Lee University, Staniar Gallery, Lexington , VA, EE UU, San Diego Mesa College Art Gallery, San Diego Californa  EEUU, Fredonia Univertity, Reed Library, Fredonia, New York, EE UU, Galeria Shinzaburo Takeda, Escuela Bellas Artes, Oaxaca, Social and Public Art Resource Center SPARC, Los Ángeles CA. EE UU, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.