San Sebastián Río Hondo, manos que transforman