El luto sigue a dos años de pandemia