La esperanza de justicia

El viaje que inició Soledad Jarquín Edgar por varios países de Europa, con el fin de buscar justicia para su hija María del Sol, lleva la esperanza de las madres de víctimas para que se conozca la gravedad de la violencia feminicida que aqueja a Oaxaca y a todo el país.

La periodista Soledad Jarquín partió este 13 de junio con una manta bordada con el rostro de su hija, asesinada en junio de 2018 durante una campaña electoral. En su maleta, que fue la de su hija, lleva un objeto que le fue entregado antes de partir y que representa la fortaleza y la sororidad de miles de mujeres y  madres que en México siguen buscando justicia.

También lleva un poema de la alemana Mónica Ertl que envuelve el mismo deseo. La noche de su despedida una amiga se acercó a ella, abrazó su cuerpo y le dijo: “usa aquel puente estrellado/ que te une al mundo/ úsalo para llegar a tu destino/aquel mundo que necesita también de tu llegada/ Y ahí encontrarás entre otras gentes y cosas a aquel o aquello que todavía te hace falta encontrar/ el amor es el puente y hace falta cruzarlo viviendo”.

Mónica Ertl hizo justicia al Che Guevara con un arma, pero Soledad tiene claro desde hace décadas, lo confesó hace poco en un encuentro de mujeres periodistas, que las palabras, que sus palabras, solo quieren abonar a la fortaleza y a la lucha por la igualdad y la justicia para todas.

Soledad recorrerá Bélgica, Francia, Alemania, Suiza y España con la finalidad de buscar justicia por el feminicidio de su hija María del Sol asesinada hace cuatro años. Aquí se agotaron las reuniones, los escritos, las audiencias y no se fincó responsabilidad a nadie.

 “Los responsables siguen libres, no solo no fueron castigados, sino que se les permitió seguir encabezando puestos clave en las instituciones”, dijo una tarde la periodista oaxaqueña, evidentemente molesta.

Ayer se reunió con dos europarlamentarios: Massimiliano Meriglio, presidente de la Comisión Mixta Unión Europea-México, y Diana Roba Giner.

Soledad expuso la violencia contra las mujeres que sucede todos los días en México. Habló sobre la impunidad y la violencia institucional sobre las víctimas.

La violencia es un signo claro de la desigualdad social que prevalece. Los funcionarios y funcionarias en México han maquillado la realidad y la falta de resultados ante el mundo, dijo la oaxaqueña en Europa.

“Seguimos tocando puertas para que la justicia llegue, porque la  justicia para Sol es justicia para todas”, repitió Soledad. No se cansa. Lleva la fortaleza, de ella  y  de Zoila Bengochea, la madre de Dafne, asesinada en 2013 por su expareja,  de Minerva Ramírez, la  mamá de Quedma Torres, asesinada hace nueve años, y de muchas madres que la acompañaron en su despedida para decirle: vamos contigo.

Jarquín Edgar se presentará ante distintas instancias, organizaciones defensoras de derechos humanos y gobiernos internacionales. 

En su viaje también lleva como propósito allanar las brechas de impunidad en México ante los asesinatos de mujeres. No viaja sola, le acompaña la esperanza de justicia de todas las madres víctimas de feminicidio.

Escribe sobre Pueblos originarios, Mujeres, Cultura, Migración y Medio Ambiente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.