Browsing Tag

Copuda

27062022-_DSF1508

Comunidades zapotecas firman los primeros títulos de concesión comunitaria de agua en el país

*Las comunidades de Oaxaca lograron en 2021 un decreto presidencial que reconoce el derecho de pueblos y comunidades indígenas a administrar de manera sustentable las aguas que tienen en su territorio 

Por Rocío Flores

Después de 17 años de lucha, 16 comunidades zapotecas de los Valles Centrales de Oaxaca firmaron, por fin, los primeros títulos de concesión comunitaria para la administración del agua en comunidades indígenas del país.

Los representantes de las 16 comunidades zapotecas que integran la Coordinadora de Pueblos Unidos por la Defensa del Agua (Copuda) acudieron el lunes pasado a las instalaciones de la Conagua- Oaxaca para cumplir con el requisito de la firma electrónica.

“Solo nos falta un paso para concluir el trámite”, comenta Nadir Quiroz, el coordinador operativo de Flor y Canto A. C, asociación que ha acompañado la lucha de los campesinos de esta región por la administración de su acuífero.

Explica que el siguiente paso es el reconocimiento a nivel nacional de las 16 concesiones, una para cada comunidad. Oficialmente esto significa la inscripción de estas en el Registro Público de Derechos de Agua (REPDA) lo cual les otorgará  la seguridad jurídica a las comunidades.

Con  el registro oficial, las 16 comunidades de esta región podrán hacer uso de 8. 5 millones de metros cúbicos anuales de agua. 

Nadir Quiroz considera que este logro ha sido gracias a la dedicación y constancia de los integrantes de la Copuda, quienes han marcado un precedente histórico en el país, ya que estas son las primeras concesiones que se otorgarán a comunidades indígenas de México.

También, reconoce que durante las mesas de trabajo para definir la concesión, la asesoría de Hugo Aguilar Ortiz, el Coordinador General de Derechos Indígenas del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) fue fundamental, les permitió ubicar las diferencias entre las concesiones que se expiden a personas físicas, morales y las que otorgarán a estas comunidades.

Los campesinos zapotecas están conscientes de que la gestión comunitaria indígena del agua implica una fuerte responsabilidad para un uso eficiente y una distribución equitativa. Por ello, durante todos estos años de lucha han dedicado su esfuerzo a trabajar de manera conjunta, fortaleciendo sus sistemas de organización interna y manteniendo la visión ancestral del agua de sus pueblos y comunidades. 

Las comunidades que firmaron los títulos son San Antonino Castillo Velasco, Maguey Largo, El Porvenir, San Matías Chilazoa, San Pedro Mártir, San Pedro Apóstol, San Felipe Apóstol, San Jacinto Ocotlán, Santiago Apóstol, San Sebastián, San Isidro Zegache, Santa Ana Zegache y San Martín Tilcajete, Tejas de Morelos, La Barda paso de Piedras y Asunción Ocotlán Ahora, solo esperan la notificación del registro oficial.

Fotografía: Cortesía de Flor y Canto A.C.

Pueblos indígenas tienen derecho participar en las decisiones del agua: investigador de la UNAM

Los pueblos indígenas tienen el derecho a la libre determinación, al territorio y a control sobre sus recursos naturales, así como a la administración del agua, aunque no se diga de manera explícita en ninguna ley,  aunque las autoridades quieren evitar la posibilidad de que los pueblos participen, dijo en Oaxaca el investigador  del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM Rodrigo Gutiérrez Rivas.

Durante el primer foro sobre Gestión Comunitaria Indígena del Agua: Alternativas y retos en Oaxaca y México, el investigador compartió una serie de aspectos jurídicos y planteó el tema de los Derechos Humanos como posibles herramientas en defensa de la gestión comunitaria del agua que emprendieron 16 comunidades zapotecas integradas en la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y Defensa del Agua (Copuda).

Gutiérrez Rivas, quien ha sido nombrado perito experto por la Suprema Corte, para casos de pueblos indígenas y derechos humanos destacó de la Constitución y tratados internacionales:  los derechos de los pueblos indígenas, el Derecho Humano al Agua, el Derecho a la Tierra,  Derecho al Territorio, Derecho a la Libre Determinación, que, dijo, sirven para reconocer la posibilidad de que los pueblos  y las comunidades accedan al agua, para que la controlen y la administren en sus territorios. Todos estos deben ser interpretados en el mismo rango, precisó.

«Cuando la Conagua les dijo a los campesinos que la Ley es la Ley y había que cumplirla, no se dio cuenta que queriendo excluir a los pueblos de la  posibilidad que tengan su agua, en realidad se dio un tiro en el pie”, dijo refiriéndose a la lucha que emprendieron desde hace 16 años en busca de acceder y administrar el agua de manera comunitaria.

“Parece que la Conagua  todavía no acaba de comprender que arriba de la Ley de Aguas Nacionales con la cual  pretendía excluirlos (a los campesinos zapotecos) está la  constitución y los tratados internacionales”

En su opinión, es necesario modificar  la Ley de Aguas Nacionales para que sea una ley justa que reconozca las necesidades  y los intereses de quienes están dotando de agua a miles de personas, y a quienes están utilizando el agua para darle de comer al pueblo mexicano.

La LAN se debe armonizar con los tratados internacionales y es tarea  de los legisladores, indicó.

“Ustedes tienen derecho a participar en la administración del agua”, reiteró a los integrantes de la Copuda”, inmediatamente expuso algunas de las herramientas jurídicas, mencionó por ejemplo la Constitución en su Artículo 2, la cual reconoce el sustento cultural, social de nuestro país  son los pueblos indígenas y  la libre determinación de las comunidades,  eso significa poder decidir con libertad sobre qué hacer con su tierra,  su territorio y el uso  y disfrute de los recursos naturales.

Aunque, aclaró, el Artículo 2 no reconoce muchos derechos, dialoga de forma directa con el convenio 169 de la OIT y este tiene rango constitucional y debe obligar a los autoridades a los jueces, a los funcionarios federales, estatales y municipales  a cumplir con los mandatos.

Rodrigo Gutiérrez Rivas citó también  el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales  como un  instrumento jurídico internacional que puede ser de gran utilidad para las comunidades indígenas; en la Observación General 15 señala con precisión qué debe hacer el Estado. cómo lo debe hacer, cuándo lo debe hacer, qué tipo de agua, qué calidad de agua, etcétera.

Pero la base de todos los derechos que deben ser reconocidos, dijo, es el Derecho a la Libre Determinación.

“La libre determinación es la piedra que sostiene a la bóveda de los derechos de los pueblos  indígenas, para poder decidir con libertad todo lo que tiene que ver con la vida, su organización, la lengua que hablan cómo resuelven sus problemas internos, como se sanan; tienen autonomía y libertad para decidir qué hacer con el territorio, con los bosques, con los ríos, manantiales, incluso con el viento que está en el territorio”

Este derecho, abundó, es el que tienen los pueblos a establecer el vivir en el lugar que ha acompañado a nuestra familia, a los abuelos y a nuestros  antepasados, ese lugar que nos construye, porque el territorio no solo es un espacio, es un sitio que se  construye con palabras y con acciones y que tienen una relación biunívoca  con los pueblos y comunidades y el sistema interamericano ha reconocido una relación especial de los pueblos con su territorio.

El primer foro sobre Gestión Comunitaria Indígena del Agua: Alternativas y retos en Oaxaca y México, se realizó los días 3 y 4 de junio en la capital del estado, fue convocado por la Asociación Civil Flor y Canto A.C., en coordinación con Oxfam México, Fundar y Ciencias Jurídicas de la UNAM.

PSX_20220530_225101

Campesinos zapotecas exigen a Conagua cumplir con concesión comunitaria

En noviembre de 2021, ​​un decreto presidencial abrió a 16 comunidades zapotecas de Oaxaca, la posibilidad de administrar de manera conjunta y responsable el agua, a través de una concesión comunitaria que debía entregarle la Comisión Nacional del Agua (Conagua), pero la dependencia ha incumplido, por eso los campesinos zapotecas decidieron manifestarse este lunes frente a las oficinas de la Conagua.

En representación de estas 16 comunidades agrupadas en la Coordinadora de Pueblos Unidos por la defensa y el Cuidado del Agua (Copuda),  Ernesto Santiago Martínez explica que la exigencia es una reunión con Germán Arturo Martínez Santoyo, el director general de la Conagua en la Ciudad de México.  “Queremos que respete el derecho a nuestra concesión comunitaria”, dijo.

“No queremos hacer ningún trámite, aquí en Oaxaca siempre ha sido una piedra tras otra. Estamos  cumpliendo dos meses de violación al decreto. Hemos requerido la concesión por escrito, por oficio, pero hasta hoy no ha pasado nada. Nos obligan a esta movilización”, expuso Santiago Martínez.

El decreto, de fecha 24 de noviembre de 2021, establece que la Comisión Nacional del Agua deberá registrar los reglamentos comunitarios y entregará a las comunidades indígenas, los títulos de concesión comunitarios, dentro de los noventa días siguientes a la entrada en vigor del instrumento.

El plazo para la entrega de nuestra concesión comunitaria concluyó el primero de abril. «La Conagua está omitiendo completamente la obligación que tiene con las comunidades» , señala Santiago Martínez.

Considera que el desinterés de la Conagua para atender el tema, no solo viola el decreto del presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que evidencia la falta de reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y refuerza la necesidad de un cambio en la Ley de Aguas Nacionales vigente.  

Explica que durante todo el proceso de la consulta, la cual lleva más de seis años, se habían coordinado con la responsable de la Subdirección de la Administración del Agua, Elena Burns, pero le retiraron la facultad de atracción y ahora está en la Dirección General del organismo. Al retirarla, ella no puede firmar la concesión. 

Para ellos este cambio representa un retroceso y gastos excesivos, primero porque significa prolongar más la entrega de la concesión, volver a revisar todo, cuando ya llevan mucho tiempo en la construcción del marco normativo. Y luego, porque desde hace tres bimestres les retiraron el subsidio para el servicio de energía eléctrica necesaria para el riego de sus campos.

“No es posible acceder al servicio de energía eléctrica, son campesinos de la autosubsistencia, la energía eléctrica es cara. Es una tarifa que es impensable pagar, en algunos casos están pagando 4 mil, seis mil o hasta ocho mil pesos en un bimestre”, enfatiza Ernesto Santiago Martínez, quien funge como actual  presidente del Consejo Directivo de la Copuda.

Los campesinos y campesinas de esta región producen para poder vivir. Lo que cultivan no está destinado al mercado, o a la venta en grandes cantidades, la mayor parte de sus productos del campo está destinado al autoconsumo, de ahí la urgencia de contar con la concesión comunitaria que lograron después de más 15 años de lucha, sembrando  y defendido el agua en los Valles Centrales de Oaxaca, revirtiendo con más de 570 obras de captación la escasez de agua en la región.

_DSF7023

Carmen Santiago Alonso: Mujer de agua, sembradora de esperanza

Fotografía: Nadir Quiroz y Gabriel Silva.

Desde niña sembraron en mi mente y en mi corazón la solidaridad, cuenta Carmen Santiago Alonso en el último documental en el que participó: Mujeres de Agua, el cual narra los procesos de tres mujeres zapotecas de los Valles Centrales en defensa del territorio y los recursos naturales.

Activista, defensora del agua, de la tierra y de los bosques, Carmen Santiago descubrió desde muy joven que no le gustaba la injusticia y siempre lo demostró. Pero fue hasta los 30 años cuando decidió dedicar su tiempo a ser misionera y enfocó su labor a la defensa de los bosques,  el trabajo con las mujeres, la participación de los campesinos  y los jóvenes en el cuidado de la tierra.

Su trabajo la llevó a recorrer muchas comunidades de Oaxaca en las que  organizó y trabajó con la gente para tomar conciencia de la violencia hacia las mujeres y  para no permitir la explotación de los cafeticultores, entre algunas injusticias sociales.

En su camino como misionera la defensora accedió al conocimiento de la realidad social de las comunidades,  pero también conoció de la inconformidad, la amenaza y la persecución. Sin embargo siguió.

En los últimos 20 años como directora del Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto acompañó las acciones a favor de los derechos de los pueblos indígenas y defendió firmemente el derecho a la administración comunitaria del agua.

Su lucha floreció, como las flores en los campos de San Antonino Castillo Velasco, su lugar de origen. A pesar de los obstáculos de los gobiernos y después de 16 años de lucha y seis de consulta, hace un par de meses, en noviembre de 2021, junto con los integrantes de la  Coordinadora de los Pueblos Unidos por la Defensa y el Cuidado del Agua (Copuda) celebró el decreto por el que se reconoce, por primera vez en la historia del país, el derecho a la administración comunitaria del agua.

Mujer de agua, testimonio de tenacidad

Foto: Nadir Quiroz.

Hemos acompañado a la Copuda, hemos encontrado con ellos una técnica de captación de aguas pluviales y hoy tenemos una herramienta técnica para poder cuidar y administrar el agua, destaca la defensora en este documental que muestra cómo tres mujeres hicieron suyo el movimiento por el cuidado y la defensa del agua en los Valles Centrales de Oaxaca. Carmen Santiago es una de ellas.

Pero su labor no quedó ahí, acompañó a través de Flor y Canto un proceso jurídico apegado a la Constitución y a los estándares internacionales para hacer valer el derecho de los pueblos originarios.

“Estamos diciéndole a los gobiernos estos son nuestros derechos respétalos, cumplélos, así hemos trabajado en los pueblos para colaborar con lo que nos corresponde. Pero también estamos diciéndoles a todos los hombres y mujeres en la Copuda que no esperen que venga toda la ayuda del gobierno”.

Esperanza Alonso, otra de las mujeres agua e integrante de la Copuda, la recuerda como una mujer incansable, entregada a su pueblo, a las comunidades. También muy  exigente por eso lograba sus objetivos: siempre nos decía pongámonos a trabajar, si algo va lento digan, no se queden callados.  Todos los documentos que se les entrega estúdienlos, para eso son, no para prender el brasero.

La defensora en cambio, dijo que la Copuda es un ejemplo, por eso mismo destacó la importancia de retomarlo y generar acciones en todas las comunidades del país para salvaguardar nuestro planeta.

“Ha sido un reto importante por el hecho de ser mujer, pero quiero decir que  las mujeres y los hombres tenemos las mismas capacidades habilidades y posibilidades, la misma sensibilidad y sabiduría solo que hemos  vivido inmersos en un sistema que nos coloca en una situación que no le corresponde”, comenta la activista zapoteca en Mujeres de agua en donde también se resume su vocación: la defensa de la tierra y el cuidado de los recursos naturales.

Estoy profundamente convencida que esa es mi vocación. Desde niña me enseñaron a sentirme orgullosa de ser de un pueblo zapoteca. Lo que soy ahora, es gracias a la enseñanza de mi familia y el pueblo mismo, un pueblo que tiene un legado grande culturalmente, dijo la activista, quién sembró la esperanza de una vida más digna en las comunidades. 

Carmen Santiago se despidió este sábado 4 de febrero a los 69 años de edad, después de pasar por un tratamiento contra el cáncer. Este lunes un grupo de mujeres sembradoras de esperanza, cada una con su copalero, ofrecerán un homenaje a su hermana. Luego realizarán una misa y finalmente la entregarán nuevamente a su casa: la madre tierra, como ella decía al lugar donde habitó, compartió el mezcal y bailó el jarabe del Valle.

CONFERENCIA-PRENSA-FLORYCANTO-COPUDANOV2021-CARMENPACHECO BAJA

Zapotecas celebran decreto que pone fin a veda de agua

Comunidades zapotecas de los Valles Centrales de Oaxaca celebraron este jueves el decreto por el que se reconoce, por primera vez en la historia del país, el derecho a la administración comunitaria del agua.

El mandato federal básicamente deroga una veda de 1967 decretada por el presidente Gustavo Díaz Ordaz, la cual limitaba la extracción del agua para uso agrícola o cualquier otro uso.

Con este decreto publicado el 24 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación el se establece la zona reglamentada del acuífero 2025 de Valles Centrales del estado de Oaxaca y se abre a las comunidades la posibilidad de administrar de manera conjunta y responsable el agua, informó Ernesto Santiago Martínez, presidente del comité local de San Isidro Zegache.

 “Así como lo hicieron nuestros antepasados: con responsabilidad  y con la seguridad de que no vamos a permitir que se termine”, señalaron algunos campesinos de esa región.

Pero el decreto no trata solamente de la extracción, las comunidades también están comprometidas con la captación, sin embargo es una tarea que parece no preocuparles, pues a lo largo de los años de lucha  han realizado 500 obras de captación.

También  abre la posibilidad de cobijar a las demás comunidades originarias de Oaxaca y del país, indicó Carmen Alonso Santiago directora del Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto, el cual ha acompañado desde hace 20 años las luchas a favor de los derechos de los pueblos indígenas.

“Copuda es un ejemplo, por eso hace un llamado a todas las comunidades del país a poner en practicar los valores que tenemos para salvaguardar nuestro planeta”

Carmen Santiago Alonso

La defensora destacó el nivel de participación de quienes hicieron parte de este movimiento por más de una década, buscando resolver esta problemática del agua. También recordó la crisis que vivieron las poblaciones en el 2005 ante la escasez de agua, la cual les obligó a buscar soluciones de forma técnica para revertir el problema. Hoy el resultado son las más de 500 obras de captación y las enseñanzas obtenidas para cuidar de manera integral el acuífero de esa región.

En este proceso de lucha, el artículo 69 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales constituye una de las piezas clave para el resultado que hoy celebran, explicó el abogado de Flor y Canto Isai Jiménez, pues sus dos postulados principales reconocen el derecho de los pueblos indígenas a mantener y fortalecer sus culturas, formas de vida e instituciones propias, y su derecho a participar de manera efectiva en las decisiones que les afectan.

Los representantes de las comunidades , autoridades y comités que conforman la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y la Defensa del Agua  (Copuda) consideraron que este es un hecho histórico; después de 16 años de lucha y seis de consulta para ellos representa un avance significativo.

“El día de hoy vemos con buenos ojos el actual Decreto que establece una nueva relación con el Estado. Es un decreto que ya nos merecíamos, pues el movimiento lo hemos construido no solo con palabras sino con hechos”, manifestaron en conferencia de prensa.

El Decreto es resultado de demandas y propuestas hechas por las comunidades zapotecas a  través de sus asambleas a lo largo de estos 16 años de lucha, así como de mesas de trabajo con las instituciones del Estado, entre ellas, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Sermarnat) el Instituto de Pueblos Indígenas (INPI) y la Comisión Nacional del Agua  (Conagua).

Este nuevo mandato plantea nuevos retos y compromisos, entre ellos trabajar en conjunto con las dependencias, las autoridades federales y estatales para determinar las formas de administración de este bien común que es el agua.

SEMBRADORES DE AGUA 1 (1)

Pueblos indígenas de Oaxaca demandan decreto para participar en la administración del agua

La deuda histórica no se paga con discursos: Copuda

Texto: Rocío Flores

Foto: Carmen Pacheco

OAXACA, Oax. La deuda histórica con los pueblos indígenas no se paga con discursos expresaron representantes de 16 comunidades zapotecas de Valles Centrales, quienes desde hace  casi dos años esperan que el gobierno mexicano de respuesta al acuerdo para tener pleno acceso al agua y  contribuir con la administración del recurso de manera comunitaria.

La respuesta debía ser plasmada en un decreto,  como acordaron las autoridades federales de Conagua, Semarnat e INPI que vinieron a Oaxaca en octubre de 2019. Sin embargo, hasta la fecha, las comunidades no han visto avances significativos en el cumplimiento de acuerdos.

En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, aprovecharon para visibilizar su lucha y su demanda en torno a las políticas públicas del Estado mexicano que, señalan, limita a los pueblos indígenas de todo el país al acceso equitativo al agua y demandaron una audiencia con el presidente de la República Andrés López Obrador, debido al bloqueo de la Consejería Jurídica del Ejecutivo, bajo la responsabilidad de Julio Scherer Ibarra.

La defensora del agua, Esperanza Alonso Contreras dijo que su lucha como mujeres, como hombres, como pueblos indígenas, es por defender la naturaleza y el agua que es importante para todos los seres humanos.

“Recibimos críticas , pero no nos cansaremos de luchar por la naturaleza, por la tierra y el agua . Tenemos que dejar algo bueno para las nuevas generaciones”, declaró.

“Nuestras demandas tienen el sustento de más de 500 obras de captación e infiltración de aguas pluviales hechas por manos campesinas, con el apoyo e intervención de autoridades comunitarias y que han permitido tener disponibilidad del vital líquido pese a las constantes sequias”. expresó Cristian López Ruiz, secretario del consejo directivo de la Copuda.

Explicó que cuentan con el aval de instituciones académicas, el aporte de expertos, investigadores y científicos que han determinado la viabilidad e impacto positivo de los trabajos, así como el testimonio vivo de habitantes que hoy cuentan con agua para uso agrícola, sin afectar a otras comunidades.

Las 16 comunidades que conforman la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y la Defensa del Agua (Copuda), expuso, han cumplido con las formalidades que exige el decreto y han construido la iniciativa en consenso con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), sin embargo la firma del documento no ha logrado materializarse en los hechos.

Logramos revertir la escasez del agua, garantizar la permanencia del vital líquido para la agricultura y uso humano. Logramos que un tribunal ordenará en 2013 a la Conagua una consulta que se inició desde 2015. Se impulsó la firma de acuerdos el 12 de octubre de 2019 y hasta la fecha, no se han cumplido los acuerdos, manifestó.

Santos Ortiz Vázquez, también integrante de este movimiento, manifestó que uno de los grandes logros de este proceso son los reglamentos internos comunitarios. “Como juventud puedo decir que a través de estos podemos exigir que se garantice nuestro derecho humano al agua, con la participación de  nuestros pueblos sin reducir la responsabilidad del Estado.

“Seguimos esperando a que el gobierno mexicano  respete a las 16 comunidades zapotecas, las facultades que tenemos como pueblos indígenas. Necesitamos ser escuchados, que se respete nuestra palabra y nuestras decisiones. No puede haber una cuarta transformación sin nosotros los pueblos indígenas. Pese a todo, seguimos alumbrando la esperanza de ser escuchados directamente”, concluyó Cristian López Ruiz.

SEMBRADORES DE AGUA 6

‘Sembradores de agua’, 14 años de resistencia

“El agua es la sangre de la tierra”, afirman sus defensores, los campesinos zapotecos  de Valles Centrales. Esta declaración explica su labor de resistencia ante una veda de agua durante los últimos 14 años.

Al presentar su libro En defensa del agua, los campesinos de esta región, también llamados Sembradores de agua, entregan su experiencia.

Apoyados por la organización Flor y Canto, ‘los sembradores’ e integrantes de la Coordinadora de los Pueblos Unidos por el Cuidado y la Defensa del Agua (Copuda) han logrado durante la última década recuperar su manto acuífero con pozos de absorción, ollas y retenes, a través de los cuales  recolectan agua y aseguran su trabajo de agricultura.

En 2005 inició la travesía con una notificación de la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Les exigían pagar el excedente de agua que estaban utilizando, cuando la realidad es que atravesaban una terrible sequía. Eso los despertó.

“¿Cuál excedente? ¿Si ya no había agua! Pero qué bueno que la Conagua envío ese mensaje, ya era hora de organizarnos”, dijo Carmen Santiago Alonso en la presentación de dos materiales que documentan parte de su trabajo.

Ahí  manifestaron que van juntos por la preservación de los recursos naturales.

Durante la presentación, realizada en la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) el pasado jueves, contaron algunas de las historias producto de este esfuerzo que han llevado durante 14 años.

campesinos

“Esta lucha y resistencia tiene rostro”: integrantes de la Copuda/Foto: Paola Flores

En defensa del agua se divide en cuatro apartados. El primero aborda la problemática del agua en 16 comunidades de los Valles Centrales de Ocotlán, Zimatlán y Ejutla de Crespo en el estado de Oaxaca.

«Mi trabajo consiste en encontrar el lugar dónde nace el agua, “es un don que dios me dio”, dijo Alejandrino Gerardo Pérez Antonio al compartir lo que hace para su comunidad y para otros pueblos vecinos.

También sintetiza el proceso de organización que las comunidades realizaron y lo proponen como un modelo para futuros procesos de defensa de sus derechos como comunidades.

El segundo apartado reconstruye el trabajo realizado por la COPUDA con el fin de recuperar su manto acuífero; sus dificultades y logros, su relación con las instituciones del Estado y la importancia de que las nuevas generaciones se articulen al proceso.

Mientras que en el tercero, se reflexiona sobre las formas tradicionales de alimentación y trabajo en el campo, especificando el papel de la tecnología, con sus pros y contras. Y en el último  colocan el tema de la autonomía indígena a la luz de diversas experiencias en distintas partes de México.

FORO AGUA SAN ANTONINO 6~3

Anuncia INPI modificaciones en decreto de veda de agua en Oaxaca

Rocío Flores/Foto: Carmen Pacheco

SAN ANTONINO CASTILLO VELASCO, Oax. En demanda de pueblos y comunidades indígenas de los Valles Centrales de Oaxaca, el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) anunció modificaciones en la veda que limita a los campesinos zapotecos de Ocotlán, el acceso al agua desde septiembre de 1967.

Después de 13 años de lucha por el libre aprovechamiento de este recurso, campesinos de 16 comunidades zapotecas que integran la Coordinadora de los Pueblos Unidos por la Defensa y Cuidado del Agua (Copuda) recibieron la visita de funcionarios federales de la Secretaría de Medio Ambiente, de la Conagua estatal y federal, así como del INPI, quienes informaron sobre la ruta de cambio en este decreto.

“Se va a levantar el decreto de veda, se establecerá una zona reglamentada, intervendrá la Conagua, pero los pueblos tendrán la posibilidad de hacer su propio reglamento del uso del agua, no va a existir las concesiones individuales, el reglamento más importante el que se determine en las asambleas de los pueblos”, aseguró durante el encuentro Hugo Aguilar Ortiz, abogado y encargado de la Dirección de Asuntos Indígenas del INPI.

El titular del INPI, Adelfo Regino Montes, indicó que la finalidad de estas reuniones es garantizar el derecho al agua a los pobladores de estas comunidades que han sido limitados al libre acceso si no cuentan con una concesión emitida por la Conagua.

El presidente de la Copuda, Ángel Ruiz Méndez manifestó la importancia de que las autoridades federales volteen la mirada a los pueblos originarios, pero también demandó a las autoridades la presentación del estudio técnico justificativo que servirá de base para determinar los volúmenes de agua disponibles para ellos.

El gerente Aguas Subterráneas de la Subdirección Técnica de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Heber Saucedo Rojas informó que en el estudio técnico se hace un balance para saber qué cantidades se está infiltrando al subsuelo, que volúmenes se están utilizando en los títulos de concesiones y cuánto se puede usar sin someterlo a sobre explotación.

De este estudio se determinó que existen 12.6 millones de metros cúbicos de agua disponibles para los Valles Centrales de Oaxaca. Si hay agua para otorgar nuevas concesiones”, apuntó el funcionario.

FORO AGUA SAN ANTONINO 4

Ángel Ruiz Méndez/Foto: Carmen Pacheco

 

Los campesinos conocidos como “Sembradores de agua” y autoridades de estas comunidades consideran que cuando los funcionarios hablan de los volúmenes para las nuevas concesiones, se está volviendo a lo mismo.

[quote]“Nos están tomando otra vez como usuarios y no todos tenemos las mismas condiciones, nosotros somos campesinos y dentro de los usuarios de la región hay mineras y también estarían contempladas en esos 12 millones de metros cúbicos. Queremos saber en qué se traduciría, a quien le van a dar estos volúmenes de agua”, manifestaron.[/quote]

Recordaron que, hasta hoy, la Conagua otorga un cierto volumen de agua que no alcanza para regar sus tierras y vivir de ellas durante el año.

El marco normativo vigente otorga a la Conagua facultades sobre esa agua, pero conforme a tratados internacionales y el Artículo 2 de la Constitución, los pueblos tienen derechos territoriales y a los recursos, incluso debajo del suelo, expusieron.

En este contexto, según lo informado, se buscará empatar estos derechos y la publicación del decreto de zona reglamentada, en el que se estipulen los volúmenes y las condiciones para el uso del agua, tomando en cuenta las condiciones de estos pueblos.

Según los funcionarios de la Conagua, de lograrse, sería el primer decreto con estas características, debido al antecedente de amparo de los zapotecas para demandar sus derechos sobre el recurso hídrico.

Este decreto serviría de base para regular el uso de agua en otros pueblos indígenas del país, destacó el gerente de Inspección y Medición de la Subdirección de Administración del Agua de la Conagua, Juan Ernesto García Corona, durante el encuentro realizado en esta comunidad de Oaxaca el domingo pasado.